Índice del artículo

Higiene

El baño diario protege la piel del bebé de las rozaduras que se pueden infectar y causar otras enfermedades.

regina-reinaldin-enfermeira-da-pastoral-da-crianca

 Regina Reinaldin - Enfermeira da Pastoral da Criança

Para prevenir las rozaduras la madre puede preparar una pasta de agua casera, con almidón/fécula de maíz (maicena) o almidón / fécula de mandioca (yuca) mezclada con un poco de agua fría. Esta pasta se debe untar en las nalgas del bebé, que deben estar secas, después de cada baño y cada vez que le cambian de pañal.

Es importante que los padres comiencen a hacer la higiene de la boca del bebé antes de que aparezca el primer diente. Esta limpieza se hace con un trapo limpio humedecido, que se pasa por las encías, por la parte interior de las mejillas (mofletes) y por la lengua del bebé después de cada mamada. El trapito se debe usar solamente para esto y se debe mantener bien limpio.

Líder, mire en el Cuaderno del Líder cómo acompañar el crecimiento de los niños de su comunidad.