Lactancia materna

07 bebe a

¿Durante el amamantamiento hay intercambio de
miradas y cariño entre la madre y el bebé?

Foto: J. R. Ripper

El amamantamiento es muy importante para el bebé y la madre. Además de que el bebé recibe un alimento hecho especialmente para él, es el momento en que madre e hijo están más unidos.

El intercambio de miradas y caricias durante el amamantamiento refuerza los lazos de unión entre la madre y su bebé. En cada mamada el bebé y la madre se van conociendo más, queriéndose más. Por eso, es muy importante que usted, líder, observe cómo la madre y su bebé se están relacionando durante el amamantamiento.

Diga a la madre que cuando el bebé la está mirando mientras mama, él se pondrá muy feliz si ella también lo mira. Esto es algo muy bueno para los dos. Intente animar a la madre a que hable siempre con el bebé, acaricie su cuerpecito y lo mire mientras mama.

Hasta los seis meses, el bebé solamente necesita recibir leche del pecho de la madre. Es bueno explicar a la madre que la leche en polvo no tiene las mismas ventajas que la leche materna. 

Los bebés que son alimentados con otro tipo de leche tienen más riesgo de tener neumonía, diarrea, infecciones de oído, alergia e  infección de orina. Además de que los bebés sufren más con estas enfermedades, éstas también aparecen con mayor gravedad. Esto sucede porque las defensas del cuerpo del bebé no están reforzadas con la protección que da la leche materna.

Ofrecer otros alimentos o líquidos al bebé antes de los seis meses de edad aumenta la probabilidad de que el bebé abandone la leche materna. Esto no aporta ningún beneficio para su crecimiento.

Cuando el bebé recibe líquidos o alimentos, será necesario tener mucho cuidado con la higiene en la preparación de los mismos, y también con los recipientes y cucharas utilizadas para servir estos alimentos al bebé.

“Cuando entren en una casa,
lo primero saluden: Paz a esta casa.”
Lucas 10,5