Índice del artículo

Quejas más comunes

Líder, para evitar o disminuir situaciones incómodas durante el embarazo, puede orientar sobre estos cuidados: 

Senos doloridos

Para disminuir el dolor en los senos es necesario usar sostén (corpiño) preferentemente con tirantes anchos, para dar mejor soporte al peso de los senos, que ha aumentado. Los granitos o bolitas de las areolas no se deben apretar ni exprimir, porque se pueden inflamar.

Mareos

Durante el embarazo es común que la presión de la sangre sea más baja y que la embarazada sienta mareos. Por este motivo, es bueno que ella se alimente dejando tiempos más cortos entre las comidas y que siempre se levante despacio. Cuando la embarazada sienta mareo, debe acostarse y respirar lenta y profundamente.

Cambios de humor

Los cambios de las hormonas, la ansiedad y el miedo de que suceda alguna cosa al bebé hacen que la embarazada esté mucho más sensible. Ella puede llorar o reír por cualquier motivo. Es bueno conversar con la embarazada y con la familia, explicando que los cambios de humor forman parte del embarazo, y por eso, es necesario tener más paciencia.

02 primeirostresmeses g

Foto: Bolivia – Archivo Pastoral del Niño y de la Niña

Náuseas y vómitos

Para disminuir estas molestias, es necesario que la embarazada coma pequeñas cantidades de comida varias veces al día. Comidas de consistencia más blanda y a temperatura tibia o fría son las más adecuadas en estas situaciones. También ayuda beber agua helada, comer frutas de sabor más ácido y evitar alimentos grasosos y picantes. No es aconsejable beber líquidos durante las comidas.

Las ganas de vomitar aparecen generalmente cuando la embarazada se despierta, siente el olor de perfumes fuertes, gasolina, cera o cuando se cepilla los dientes. Para disminuir el deseo de vomitar es bueno que la embarazada se alimente enseguida después de levantarse – dando preferencia a alimentos secos y evitando el ayuno prolongado – comer de seis a ocho comidas pequeñas durante el día, y evitar acostarse enseguida después de las comidas. También ayuda cepillarse los dientes sin pasta, solamente con agua.

Algunas embarazadas pueden sentir muchas náuseas, con vómitos frecuentes, lo que dificulta el sueño, quita el apetito y puede deshidratar el cuerpo. Para prevenir la deshidratación, es importante tomar más líquidos.

Si la embarazada vomita con frecuencia, debe dirigirse al servicio de salud.

02 primeirostresmeses h

Foto: Eli Pio

Debilidad, palidez y exceso de saliva

Todo lo que el bebé necesita para formarse y crecer proviene de la sangre de la madre. Si la mujer tenía poco hierro en la sangre o estaba desnutrida antes de quedarse embarazada, ella tiene una probabilidad grande de tener anemia por falta de hierro en el embarazo. La embarazada se queda más pálida, débil y sin ganas de hacer nada. El deseo de comer ciertos alimentos y cosas extrañas, puede mostrar que la embarazada necesita algunos nutrientes que están faltando en su alimentación.

Para prevenir la anemia y la desnutrición, la embarazada necesita comer alimentos ricos en hierro y vitaminas, de acuerdo con las orientaciones de las páginas 34 a 38.

La embarazada puede tener debilidad y desmayos después de cambios bruscos de postura y también cuando la embarazada se queda sin alimentarse durante mucho tiempo. Líder, para prevenir estos problemas, oriente a la embarazada para que se alimente enseguida después de despertarse y para evitar el ayuno prolongado. Si la embarazada se siente débil, recomiéndele que se acueste del lado izquierdo y respire con calma y profundamente.

Al comienzo del embarazo es común que la embarazada produzca mucha saliva. Es bueno que trague la saliva y que tome dos o más litros de agua en el día.