01 gestante i

 Foto: Eli Pio

La mujer necesita una buena alimentación para mantenerse sana y para que su bebé pueda desarrollarse y nacer con el peso adecuado. Si la embarazada se alimenta mal, se puede quedar anémica y desnutrida. Su bebé puede nacer con un peso por debajo del normal, estar más expuesto a tener enfermedades y tardar más en recuperarse.

Una alimentación saludable contiene alimentos variados, limpios, frescos y en cantidad suficiente. Es muy importante cuidar la calidad y la cantidad de los alimentos. Tanto la falta como el exceso de comida hacen mal a la salud.

Para una alimentación más saludable, hay que dar preferencia a los alimentos frescos y evitar los alimentos industrializados, principalmente, los refrescos y saladitos. La forma de preparación de los alimentos también es muy importante: es mejor comer siempre los alimentos asados o cocidos que los alimentos fritos.

01 gestante j

Foto: Nelson A. Neumann

El hierro es un nutriente importante para un embarazo sano y para el buen desarrollo del bebé en la barriga de la madre.

La falta de hierro causa anemia, que es una enfermedad muy común durante la infancia, embarazo y adolescencia, períodos de tiempo en que las necesidades de este nutriente son altas, ya que los cambios en el cuerpo son más intensos. Por eso, la embarazada necesita comer alimentos ricos en hierro, como por ejemplo:

• Carne de vaca y aves;

• Menudos, menudencia (vísceras), como corazón, hígado, riñón, bazo;

• Frijoles, lentejas, guisantes (arvejas), porotos, garbanzos;

• Acelga, chauchas, espinaca, berro, perejil;

• Yema de huevo;

• Miel de caña, maní, nuez y castaña.

El organismo absorbe mejor el hierro cuando la embarazada come alimentos ricos en vitaminas C y A en la misma comida.

01 gestante k

Foto: Nelson A. Neumann

La vitamina C ayuda a prevenir infecciones, debilidad muscular y sangrado en las encías, y además ayuda a cicatrizar heridas.

Algunos alimentos ricos en vitamina C son, por ejemplo:

• Frutas crudas: limón, naranja, piña, papaya, acerola;

• Verduras crudas: hojas verde- oscuras, pimientos, tomates.

01 gestante m

Foto: Eli Pio

La vitamina A ayuda a prevenir la diarrea, las infecciones, protege la vista y ayuda al crecimiento del bebé en el útero, además de fortalecer las defensas del organismo. Algunos alimentos ricos en vitamina A son, por ejemplo:

• Verduras (hortalizas) anaranjadas y rojas: calabaza, zanahoria;

• Hojas verde-oscuras;

• Leche, mantequilla, quesos;

• Yema de huevo;

• Frutos amarillos: mango, papaya;

• Frutos de palmeras.

01 gestante n

Foto: UNICEF/Guatemala2007/J.RolandoChewKlée

El yodo es importante para el desarrollo físico y mental. La falta de yodo en el cuerpo de la embarazada afecta a la formación del cerebro del bebé. Los alimentos que contienen yodo, son, por ejemplo:

• Sal yodada;

• Pescados y mariscos;

• Verduras, hortalizas y frutas plantadas en tierras ricas en yodo, es decir, tierras que están cerca del mar.

El calcio es importante para la embarazada y para el bebé porque ayuda a formar y mantener fuertes los huesos y los dientes. Algunos alimentos ricos en calcio son, por ejemplo:

• Leche, queso, cuajada y yogur;

• Hojas verde-oscuras;

• Sésamo, ajonjolí;

• Pescados pequeños.

Líder, oriente a la embarazada a preparar, como máximo, alimento para dos comidas. De esta forma no consumirá comida del día anterior y disminuye mucho la probabilidad de que los alimentos se descompongan. Oriéntela para que evite los fritos y valore los alimentos asados y cocidos.

El ácido fólico, de alimentos como vísceras, frijoles y vegetales de hojas verde-oscuras, ayuda a prevenir problemas en el cerebro y en la columna del bebé.

01 gestante o

Foto: Teotônio Roque

Líder, usted puede ayudar a la embarazada y a su familia a aprovechar mejor los alimentos y a mejorar su estado nutricional, compartiendo la siguiente información:

• Un plato con alimentos variados, de colores diferentes, es muy nutritivo porque tiene más vitaminas y minerales.

• La fruta de la cosecha y de la región son más frescos, sabrosos y nutritivos, además de ser más baratos;

• Toda comida debe tener por lo menos un alimento crudo, que puede ser ensalada o una fruta;

01 gestante q

Foto: Gloria Yegros

• Es mejor comer los alimentos enseguida que se preparan. Los alimentos recalentados o hervidos durante mucho tiempo pierden nutrientes;

• Las sobras de alimentos cocidos se deben guardar en la heladera (la nevera, el refrigerador) o en un lugar fresco, cubiertos con un tamiz o una tela;

• El recipiente donde se guarda el agua se debe tapar;

• El café, té mate, té negro, leche y sus derivados, chocolate y refrescos perjudican la absorción del hierro, y hay que evitarlos hasta dos horas después de las comidas.

Todos tienen derecho a alimentarse diariamente con alimentos de calidad y cantidad necesaria para garantizar su salud, esto es seguridad alimentaria y nutricional