01 gestante z

Foto: Arquivo da Pastoral da Criança

Anemia

La anemia por falta de hierro en el organismo disminuye la capacidad de aprovechar el oxígeno del aire que respiramos. Por eso, los principales síntomas son cansancio, falta de ganas de hacer las cosas y poco apetito.

La anemia es causada por una alimentación inadecuada y pobre en hierro. La embarazada necesita comer alimentos ricos en este nutriente porque está gestando un bebé. Ver los alimentos ricos en hierro en la página 35.

Los hijos de embarazadas con anemia corren el riesgo de nacer con poco peso y de morir durante los primeros días de vida.

Una embarazada con la piel pálida, debilidad, desánimo y dificultad para subir de peso puede estar con anemia. Es importante que ella le cuente al médico lo que está sintiendo.

La Organización Mundial de la Salud recomienda: todas las gestantes deben recibir suplemento de hierro y de ácido fólico durante todo el embarazo, aunque no estén anémicas. 

Líder, verifique en el Cuaderno del Líder si hay algún programa de suplemento de hierro y de ácido fólico para la gestante en el Servicio de Salud y cómo ella puede hacer para recibirlo.