Índice del artículo

01 gestante y

Infección urinaria

Con el crecimiento del bebé, el útero comienza a apretar la vejiga y por esta razón la embarazada tiene ganas de orinar a todas horas.

A medida que el útero aumenta, ocupa más espacio y puede apretar también el canal de la orina. Esta situación puede hacer que la orina se quede estancada y favorece la aparición de la infección urinaria. Es bueno que la embarazada vaya al baño siempre que tenga ganas y que vacíe bien la vejiga.

Si la embarazada se queja de dolor de barriga o ardor al orinar, puede ser señal de infección. En este caso, ella debe ser orientada al Servicio de Salud, aunque no sea el día anotado para su consulta, para conversar.

Atención La infección urinaria es algo frecuente y se puede solucionar fácilmente durante el embarazo. Si no se trata a tiempo, puede provocar el aborto, infección en los riñones y parto antes de tiempo (prematuro).