Índice del artículo

01 gestante a

Foto: República Dominicana - Archivo de la Pastoral Materno Infantil

Todas las personas tienen derecho a vivir con dignidad. Este derecho se inicia desde la concepción de una nueva vida. Por esta razón, la Pastoral de la Niñez inicia sus actividades con las embarazadas, que necesitan ser acompañadas desde el comienzo de su embarazo.

Visitar a las familias de la comunidad es la principal manera de encontrar a las embarazadas. Algunas mujeres enseguida le cuentan al líder que están embarazadas. Otras tardan un poco más, y el líder solamente sabrá del embarazo en su próxima visita. 

Algunas señales pueden ayudar a la mujer a descubrir si está embarazada:

  • falta de menstruación;
  • senos doloridos y aumentados;
  • cambios rápidos de humor: de repente está alegre, de repente triste; 
  • náuseas y mareos frecuentes.

“Por aquellos días, María se puso en camino y se fue deprisa a la montaña a una ciudad de Judá. Entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel. Y el niño empezó a dar saltos en su seno. Entonces Isabel, se llenó del Espíritu Santo.” Lucas 1,39-41


02 gestante bConociendo un poco el cuerpo humano

Los órganos genitales externos del hombre se llaman pene y testículos. El órgano de la mujer se llama vulva. Tanto en el hombre como en la mujer, se extienden hasta el interior del cuerpo, donde no es posible verlos. Los testículos y los ovarios producen las células reproductoras, que permiten concebir a los bebés.

La célula reproductora del hombre se llama espermatozoide; la de la mujer se llama óvulo.

El espermatozoide del hombre sale por el mismo canal que la orina. En la mujer, los órganos genitales están separados de los órganos del sistema urinario.

Cuando una joven libera el primer óvulo, decimos que ella deja de ser una niña. A partir de este momento, se puede quedar embarazada. La primera ovulación ocurre generalmente entre los 10 y los 14 años.

El útero de la mujer se prepara todos los meses para el embarazo. Si la mujer no queda embarazada, su cuerpo desarma el “nido” preparado por el útero, que sale en la forma de menstruación. Esto ocurre 14 días después de la ovulación.


01 gestante cLa fecundación

Para que un bebé sea concebido es necesario que un espermatozoide se junte con un óvulo. La unión de estas dos células forma el huevo o zigoto, es decir, la primera célula del bebé. En ese instante, nace un nuevo ser.

El óvulo es fecundado aproximadamente dos semanas antes de la fecha esperada de la menstruación. Tres semanas después de la concepción, el corazón del bebé ya está latiendo dentro del útero de la madre. En esta etapa, muchas mujeres todavía ni se imaginan que están embarazadas, pues la menstruación solamente está atrasada una semana.

El bebé crece día a día durante las 40 semanas que suele durar el embarazo. Durante el embarazo la mujer debe tener más cuidado con su salud y alimentación. 


01 gestante d

Foto: Eli Pio

Conversando con la embarazada y su familia

El embarazo es un período de tiempo de muchos cambios para la mujer. Ella puede estar más sensible, pues está pasando por cambios en su cuerpo y en su humor. Por eso, debe ser tratada con cariño y delicadeza.

Cuando el compañero y las otras personas de la familia entienden lo que la mujer siente durante este período del embarazo, pueden ayudar mejor en lo que sea necesario, para que ella disfrute de un embarazo saludable y feliz.

La primera ayuda del líder es acoger a la embarazada y a su compañero, escuchando lo que ellos tengan que decir sobre el embarazo. Muchas parejas se alegran cuando descubren que ella está embarazada, pues ya se preparaban para tener un bebé. Sin embargo, otras parejas pueden sentir miedo, ansiedad y preocupación, pues no estaba en sus planes un embarazo en aquel momento. Otras, además, pueden preocuparse con las dificultades que tendrán que enfrentar, o tienen miedo de no conseguir cuidar bien al bebé.

Líder, todas las embarazadas necesitan su acompañamiento, aunque ya tengan otros hijos, porque cada embarazo es diferente.

Algunas mujeres, cuando se quedan embarazadas por primera vez, pueden sentir vergüenza o pensar que el acompañamiento prenatal no es importante, pues se están sintiendo bien. Algunas embarazadas que ya tienen otros hijos pueden pensar que no es necesario hacer el prenatal de nuevo.

Es común que las adolescentes embarazadas oculten su embarazo, por miedo a la reacción del compañero, padres, familiares y amigos. Durante la visita domiciliaria, el líder debe orientar a la familia sobre la importancia del apoyo y de la comprensión de ellos, para que la adolescente viva este momento con serenidad, responsabilidad y amor.

El bienestar de la adolescente embarazada es muy importante para que pueda sentirse segura y confiada, para el buen desarrollo del embarazo y para la salud del bebé. Por lo tanto, ella necesita la ayuda de todos para valorar la vida que lleva en su vientre y sentirse responsable de ella.

Líder, algunas embarazadas que no tienen compañero pueden necesitar más de su ayuda, porque pueden sentir la falta de alguien para compartir sus alegrías y dificultades.

Las investigaciones indican que para reducir la mortalidad infantil, es decir, las muertes de niños menores de un año, se debe dar más atención a las embarazadas:

  • pobres;
  • sin compañero;
  • de baja escolaridad;
  • con dos o más hijos;
  • menores de 20 años;
  • con presión alta o diabetes;
  • han perdido un bebé en un embarazo anterior o a algún hijo con menos de un año de edad;
  • que fuman y/o consumen drogas.

01 gestante e

Lazos de Amor

Lazos de amor es un conjunto de tarjetas dirigidas a la embarazada. Su objetivo es mejorar la dedicación de la embarazada y de la familia en el embarazo, mostrar las necesidades de la embarazada, de su bebé, y animar para que ella haga el acompañamiento prenatal.

Estas tarjetas están numeradas y deben ser entregadas y leidas con las embarazadas todos los meses, en las visitas domiciliarias. Son de gran ayuda para que los líderes den orientaciones prácticas sobre cómo la embarazada se puede cuidar mejor, y crear una unión más fuerte con el bebé que va a nacer.

Líder, lo ideal es acompañar a la embarazada desde el primer mes de embarazo. De este modo, usará una tarjeta cada mes para leer y conversar con la embarazada y, siempre que sea posible, con el padre del bebé. En caso de que el acompañamiento a la embarazada comience después del primer mes de embarazo, es necesario usar más de una tarjeta en la visita

Si la primera visita tiene lugar en el:

  • 2º mes: use las tarjetas 1A, 1B y 2.
  • 3º mes: use las tarjetas 1A, 1B, 2 y 3.
  • 4º mes: lea y converse primero sobre la tarjeta 1A y 4 y, en seguida, sobre las tarjetas 2 y 3.
  • 5º mes: en la primera visita, lea y converse sobre las tarjetas 1A, 4, 2 y 3; en la segunda visita tarjetas 5 y 6. 
  • 6º mes: debe entregar en el mismo orden sugerido para el 5º mes. En la tercera visita, use las tarjetas 7 y 8. 
  • 7º mes: lea y converse primero sobre la tarjeta 1A y 7 y, en seguida, sobre las tarjetas 3 y 5.
  • 8º mes: en la primera visita, use las tarjetas 1A, 7, 3 y 5; en la segunda visita, las tarjetas 8 y 9. 
  • 9º mes: lea y converse sobre las tarjetas 1A, 7, 8 y 9 en la primera visita

Importante: a partir del 4º mes de embarazo, no se usarán todas lastarjetas durante la visita. Aún así, debe entregar estas tarjetas a la  embarazada para que ella pueda leer más tarde y guardar como recuerdo.

Cuando nace el bebé, use las tarjetas 10A, 10B y 11. En la visita  siguiente, todavía durante el primer mes de vida, use las tarjetas 12 y 13.

Continúe visitando mensualmente y cuando el bebé completa tres meses, entregue la tarjeta 14. Cuando el bebé completa cinco meses, entregue la tarjeta 15.

Las tarjetas de Lazos de Amor se deben entregar solamente a las madres que fueron acompañadas durante la gestación.

Si la embarazada se cambia a otra comunidad, entréguele todas las tarjetas de Lazos de Amor, para que pueda continuar cuidándose y pueda conservar el recuerdo de usted y de la Pastoral de la Niñez.

“Cuando entren en una casa, lo primero saluden: Paz a esta casa”. Lucas 10,5

Sugerencia de tarea para esta etapa de la capacitación:
Visite a una embarazada conocida, entréguele y lea con ella la tarjeta de Lazos de Amor correspondiente al trimestre de embarazo en que está.


01 gestante f

 Foto: Archivo Pastoral Materno Infantil – República Dominicana

La visita domiciliaria

Líder, la visita domiciliaria, es el momento en que usted estará más cerca de las familias acompañadas y podrá:

  • valorar lo que las familias hacen bien para cuidar a sus hijos;
  • conversar sobre el embarazo; 
  • conversar sobre los cuidados y la educación de los niños;
  • alertar sobre las señales de peligro para la salud de la embarazada y del niño; 
  • identificar situaciones desfavorables para el desarrollo del niño;
  • percibir los posibles problemas y dificultades que afrontan;
  • buscar juntos la forma de resolver estos problemas.

En cada visita, usted y la familia se hacen más amigos. La familia se sentirá más segura para hablar sobre sus alegrías y dificultades, pues siente que usted es discreto y no comenta con otras familias sobre los problemas particulares de cada uno.

Durante la primera visita a una familia con una embarazada o niños, usted se debe presentar, explicar cómo es el trabajo de la Pastoral de la Niñez y preguntar si aceptan ser acompañados. En las visitas siguientes, la familia va conociendo mejor su trabajo, y usted también conoce lo que la familia hace para cuidar a la embarazada y al niño.

En estas visitas, es necesario escuchar lo que las personas de la familia tienen que decir, e intentar ayudar según sus necesidades, siempre respetando lo que piensan y creen. De este modo, usted, líder, se transforma en un compañero que camina junto a ellos, que siempre está cerca, para dar apoyo y orientación.

01 gestante g

Foto: Eli Pio

Con el apoyo de este Manual, usted puede reforzar cuidados y actitudes de la familia y de la embarazada que favorezcan la creación de un ambiente favorable al desarrollo el niño y de un buen embarazo.

Para ayudar a las familias en los cuidados a la embarazada y los niños, a veces basta una sencilla orientación. En otras situaciones puede ser necesario, además de esto, pedir la ayuda de otras personas de la Pastoral de la Niñez, de la Iglesia o de los servicios públicos, como por ejemplo: los de salud, educación, asistencia social.

Cuando usted no sabe responder a alguna pregunta, no se preocupe, pues nadie lo sabe todo. Diga a la familia que se va a informar y que va a traer la respuesta al próximo encuentro.

01 gestante h

Foto: UNICEF/Guatemala2007/J.RolandoChewKlée

Es necesario ser cuidadoso al hablar sobre las situaciones delicadas, para no hacer daño a la familia ni al niño. Los 10 Mandamientos para lograr la Paz en la Familia, herramienta que será estudiada más adelante, también pueden ayudar en estas conversaciones.

Es bueno decidir con las familias el mejor horario para las visitas, para no interrumpir los quehaceres de la casa. Durante las visitas, invite a las familias a participar del Día de la Celebración de la Vida. Recuerde informar el día, hora y lugar de la celebración, y muestre qué importante es la presencia de los niños y de sus padres en este día.

Líder, siempre que realice sus visitas lleve este Manual, el Cuaderno del Líder y otras herramientas de trabajo de la Pastoral de la Niñez

“Porque esta ayuda es como un servicio sagrado, que no sólo sirve para remediar las necesidades de los hermanos creyentes, sino que también suscita en muchos la acción de gracias a Dios”. 2 Corintios 9,12



01 gestante i

 Foto: Eli Pio

La mujer necesita una buena alimentación para mantenerse sana y para que su bebé pueda desarrollarse y nacer con el peso adecuado. Si la embarazada se alimenta mal, se puede quedar anémica y desnutrida. Su bebé puede nacer con un peso por debajo del normal, estar más expuesto a tener enfermedades y tardar más en recuperarse.

Una alimentación saludable contiene alimentos variados, limpios, frescos y en cantidad suficiente. Es muy importante cuidar la calidad y la cantidad de los alimentos. Tanto la falta como el exceso de comida hacen mal a la salud.

Para una alimentación más saludable, hay que dar preferencia a los alimentos frescos y evitar los alimentos industrializados, principalmente, los refrescos y saladitos. La forma de preparación de los alimentos también es muy importante: es mejor comer siempre los alimentos asados o cocidos que los alimentos fritos.

01 gestante j

Foto: Nelson A. Neumann

El hierro es un nutriente importante para un embarazo sano y para el buen desarrollo del bebé en la barriga de la madre.

La falta de hierro causa anemia, que es una enfermedad muy común durante la infancia, embarazo y adolescencia, períodos de tiempo en que las necesidades de este nutriente son altas, ya que los cambios en el cuerpo son más intensos. Por eso, la embarazada necesita comer alimentos ricos en hierro, como por ejemplo:

• Carne de vaca y aves;

• Menudos, menudencia (vísceras), como corazón, hígado, riñón, bazo;

• Frijoles, lentejas, guisantes (arvejas), porotos, garbanzos;

• Acelga, chauchas, espinaca, berro, perejil;

• Yema de huevo;

• Miel de caña, maní, nuez y castaña.

El organismo absorbe mejor el hierro cuando la embarazada come alimentos ricos en vitaminas C y A en la misma comida.

01 gestante k

Foto: Nelson A. Neumann

La vitamina C ayuda a prevenir infecciones, debilidad muscular y sangrado en las encías, y además ayuda a cicatrizar heridas.

Algunos alimentos ricos en vitamina C son, por ejemplo:

• Frutas crudas: limón, naranja, piña, papaya, acerola;

• Verduras crudas: hojas verde- oscuras, pimientos, tomates.

01 gestante m

Foto: Eli Pio

La vitamina A ayuda a prevenir la diarrea, las infecciones, protege la vista y ayuda al crecimiento del bebé en el útero, además de fortalecer las defensas del organismo. Algunos alimentos ricos en vitamina A son, por ejemplo:

• Verduras (hortalizas) anaranjadas y rojas: calabaza, zanahoria;

• Hojas verde-oscuras;

• Leche, mantequilla, quesos;

• Yema de huevo;

• Frutos amarillos: mango, papaya;

• Frutos de palmeras.

01 gestante n

Foto: UNICEF/Guatemala2007/J.RolandoChewKlée

El yodo es importante para el desarrollo físico y mental. La falta de yodo en el cuerpo de la embarazada afecta a la formación del cerebro del bebé. Los alimentos que contienen yodo, son, por ejemplo:

• Sal yodada;

• Pescados y mariscos;

• Verduras, hortalizas y frutas plantadas en tierras ricas en yodo, es decir, tierras que están cerca del mar.

El calcio es importante para la embarazada y para el bebé porque ayuda a formar y mantener fuertes los huesos y los dientes. Algunos alimentos ricos en calcio son, por ejemplo:

• Leche, queso, cuajada y yogur;

• Hojas verde-oscuras;

• Sésamo, ajonjolí;

• Pescados pequeños.

Líder, oriente a la embarazada a preparar, como máximo, alimento para dos comidas. De esta forma no consumirá comida del día anterior y disminuye mucho la probabilidad de que los alimentos se descompongan. Oriéntela para que evite los fritos y valore los alimentos asados y cocidos.

El ácido fólico, de alimentos como vísceras, frijoles y vegetales de hojas verde-oscuras, ayuda a prevenir problemas en el cerebro y en la columna del bebé.

01 gestante o

Foto: Teotônio Roque

Líder, usted puede ayudar a la embarazada y a su familia a aprovechar mejor los alimentos y a mejorar su estado nutricional, compartiendo la siguiente información:

• Un plato con alimentos variados, de colores diferentes, es muy nutritivo porque tiene más vitaminas y minerales.

• La fruta de la cosecha y de la región son más frescos, sabrosos y nutritivos, además de ser más baratos;

• Toda comida debe tener por lo menos un alimento crudo, que puede ser ensalada o una fruta;

01 gestante q

Foto: Gloria Yegros

• Es mejor comer los alimentos enseguida que se preparan. Los alimentos recalentados o hervidos durante mucho tiempo pierden nutrientes;

• Las sobras de alimentos cocidos se deben guardar en la heladera (la nevera, el refrigerador) o en un lugar fresco, cubiertos con un tamiz o una tela;

• El recipiente donde se guarda el agua se debe tapar;

• El café, té mate, té negro, leche y sus derivados, chocolate y refrescos perjudican la absorción del hierro, y hay que evitarlos hasta dos horas después de las comidas.

Todos tienen derecho a alimentarse diariamente con alimentos de calidad y cantidad necesaria para garantizar su salud, esto es seguridad alimentaria y nutricional 


01 gestante r

Foto: Antonio Marques

Lactancia materna

La lactancia materna es muy importante para la salud de la madre y del bebé. ¿Vemos por qué?

La leche materna es el alimento más completo para el bebé. Es el único alimento que él necesita hasta los seis meses de edad. Por eso es bueno conversar con la embarazada, con su compañero y con toda la familia sobre la importancia del amamantamiento. Cuando el compañero y otras personas de la familia incentivan al amamantamiento materno, la  madre se tranquiliza y amamanta a su bebé durante más tiempo.

Las conversaciones sobre el amamantamiento se pueden basar en lo que la embarazada y su compañero quieren saber. Esto facilita que escuchen y pongan en práctica las orientaciones del líder.

Un buen comienzo es conversar sobre las experiencias de amamantamiento que la embarazada conoce. Lo que las hermanas, abuelas, suegra, madre, amigas y el compañero hablan sobre amamantamiento puede influir en la embarazada y en su voluntad de amamantar.

01 gestante s

Foto: Eli Pio

Líder, para animar a la madre a amamantar, converse sobre las ventajas del amamantamiento para el bebé:

  • La leche materna protege al bebé contra enfermedades como alergias, diarrea, resfriados, infecciones urinarias y respiratorias;
  • La leche materna es de fácil digestión;
  • Mamar desarrolla y fortalece la musculatura de la boca del bebé, mejorando la masticación, el acto de tragar y el lenguaje;
  • Es un momento muy especial, que fortalece la relación entre la madre y el hijo y transmite la seguridad, cariño y amor que el bebé necesita para desarrollarse bien;
  • Es un alimento completo. 
01 gestante t

Foto: Guatemala

Ventajas de la lactancia materna para la madre:

  • Ayuda a disminuir el sangrado después del parto, haciendo que el útero y el volumen de los senos, vuelvan al tamaño normal más rápidamente;
  • Aumenta el lazo afectivo con el bebé;
  • En los primeros meses, el amamantamiento impide la ovulación, actuando como un anticonceptivo natural. Pero, para que la madre no quede embarazada, es necesario que el bebé mame solamente el pecho, siempre que tenga ganas, sin tomar té ni agua;
  • Es económico y ya está preparado para tomar;
  • Disminuye el riesgo de cáncer de mama y de ovario.

Amamantamiento: ¡Es bueno para la madre y mejor para el bebé!

“Pues nadie odia a su propio cuerpo, antes bien lo alimenta y lo cuida como hace Cristo con su Iglesia.” Efesios 5,29


01 gestante u

Foto: Pedro Serápio

Higiene

El embarazo es un momento especial. Es importante que la mujer continúe cuidándose y viéndose bonita en esta etapa de su vida.

Líder, algunos consejos ayudan a orientar a las embarazadas:

  • El baño en agua que corre (al chorro) es mejor: puede ser de un grifo, de ducha (regadera) o con un recipiente;
  • El baño con la mujer sentada en una bañera (tina, palangana) o las duchas dentro de la vagina no se recomiendan, pues llevan microbios de la vagina al útero, que es donde está el bebé;
  • Lavarse la cabeza no le hace daño ni a la embarazada ni al bebé;
  • Las ropas limpias y cómodas dan bienestar;
  • Las medias con elásticos (gomas) apretadas pueden impedir la circulación de la sangre y causar varices;
  • El mejor calzado es el zapato de suela que no resbala, para evitar caídas.
01 gestante v

 Foto: Rodolfo Bührer

Salud bucal

Durante el embarazo pueden aparecer caries cuando se aumenta el consumo de alimentos con azúcar y cuando se cepillan poco los dientes. La embarazada debe hacer la higiene diaria de la boca con hilo o cinta dental, cepillo y pasta de dientes, con calma y cuidado. Así, tendrá una boca sana.

Líder, oriente a la embarazada a limpiarse los dientes de la forma siguiente:

  • Usar primero el hilo dental, aunque la encía sangre;
  • Cepillar (barriendo) de arriba hacia abajo los dientes superiores, y cepillar los dientes inferiores de abajo hacia arriba;
  • Cepillar los dientes por la parte de dentro (junto a la lengua) y también por la parte de fuera (la que está junto a la mejilla); 
  • Hacer un movimiento de vaivén en la parte plana de las muelas;
  • Cepillar la lengua.
01 gestante w

Foto: Rodolfo Bührer

El hilo dental se debe pasar delicadamente entre los dientes hasta la encía, para retirar los restos de alimentos que no salen con el cepillado.

Líder, usted puede enseñar a la embarazada y a la familia a preparar un hilo dental casero, usando un trozo de hilo de carrete número diez pasado por parafina o cera de abeja. Otro material que puede usar es el plástico transparente de las bolsas de los empaquetados, siempre que esté bien limpio. También puede usar como hilo dental una tirita de una bolsa de plástico o de una bolsa de leche.


01 gestante x

Sustancias peligrosas durante el embarazo

Es importante que el líder oriente sobre las consecuencias del uso de drogas durante el embarazo.

Las drogas, además de perjudicar el desarrollo del bebé, le pueden crear dependencia desde su nacimiento.

El tabaco provoca el nacimiento de bebés con bajo peso, parto prematuro y aumenta las probabilidades de que el bebé nazca con problemas respiratorios y en el corazón.

Cuando la embarazada consume alcohol, además del riesgo de abortar, puede tener un bebé con el “síndrome del alcohol fetal”. Con este síndrome el bebé puede tener problemas de crecimiento y en el sistema nervioso.

Algunos medicamentos también perjudican la formación del cuerpo del bebé. Así, durante el embarazo solamente se deben usar medicamentos (medicinas) con el conocimiento del médico que acompaña el prenatal.


01 gestante y

Infección urinaria

Con el crecimiento del bebé, el útero comienza a apretar la vejiga y por esta razón la embarazada tiene ganas de orinar a todas horas.

A medida que el útero aumenta, ocupa más espacio y puede apretar también el canal de la orina. Esta situación puede hacer que la orina se quede estancada y favorece la aparición de la infección urinaria. Es bueno que la embarazada vaya al baño siempre que tenga ganas y que vacíe bien la vejiga.

Si la embarazada se queja de dolor de barriga o ardor al orinar, puede ser señal de infección. En este caso, ella debe ser orientada al Servicio de Salud, aunque no sea el día anotado para su consulta, para conversar.

Atención La infección urinaria es algo frecuente y se puede solucionar fácilmente durante el embarazo. Si no se trata a tiempo, puede provocar el aborto, infección en los riñones y parto antes de tiempo (prematuro). 


01 gestante z

Foto: Arquivo da Pastoral da Criança

Anemia

La anemia por falta de hierro en el organismo disminuye la capacidad de aprovechar el oxígeno del aire que respiramos. Por eso, los principales síntomas son cansancio, falta de ganas de hacer las cosas y poco apetito.

La anemia es causada por una alimentación inadecuada y pobre en hierro. La embarazada necesita comer alimentos ricos en este nutriente porque está gestando un bebé. Ver los alimentos ricos en hierro en la página 35.

Los hijos de embarazadas con anemia corren el riesgo de nacer con poco peso y de morir durante los primeros días de vida.

Una embarazada con la piel pálida, debilidad, desánimo y dificultad para subir de peso puede estar con anemia. Es importante que ella le cuente al médico lo que está sintiendo.

La Organización Mundial de la Salud recomienda: todas las gestantes deben recibir suplemento de hierro y de ácido fólico durante todo el embarazo, aunque no estén anémicas. 

Líder, verifique en el Cuaderno del Líder si hay algún programa de suplemento de hierro y de ácido fólico para la gestante en el Servicio de Salud y cómo ella puede hacer para recibirlo.


01 gestante zz

Obesidad

La obesidad es el peso muy por encima del peso ideal, con exceso de grasa en el cuerpo. La mayoría de las veces es causada por comer gran cantidad de alimentos que no son saludables y por hacer poco ejercicio. La obesidad es una enfermedad que puede causar la aparición de muchas otras, como diabetes, presión alta, infarto y derrames.

En la embarazada, el exceso de peso aumenta los riesgos de presión alta (hipertensión), pre-eclampsia y sangrado posparto. Estas enfermedades las veremos más adelante.

Líder, durante sus visitas converse sobre los beneficios de una alimentación saludable. Los buenos hábitos de alimentación dan como resultado buena salud de la madre y del bebé.