Índice del artículo

Cómo el niño puede aprender y desarrollarse

Foto: J. R. Ripper

¿Las personas de la familia hablan y conversan con el niño?

El niño está cada vez más interesado en conocer todo lo que ve: objetos, plantas, animales. Le gusta que las personas le muestren y hablen con él sobre las cosas que ve y toca. Él se interesa, también, por dibujos o fotos en revistas y libros. Decir el nombre del objeto que está viendo, animarlo a repetir ese nombre y conversar con él sobre las actividades cotidianas ayuda al niño a aprender a hablar.

Él ya puede decir algunas palabras como: mamá, agua, bola. Pero todavía hace gestos para comunicarse: tira besitos, mueve la cabeza para decir “No”. Para aprender a hablar, el niño necesita que las personas hablen con él. Le gusta también cuando la familia lo llama y le pide ayuda. Por ejemplo: “Agarra el zapato de papá que está debajo de la cama”. De esta forma, el niño aprende a tener nociones del espacio: debajo, encima, cerca, lejos.

Foto: J. R. Ripper

¿El niño entiende cuando las personas le piden alguna cosa?

El niño puede entender algunas órdenes como: “Vamos a la calle”, “Agarra tu zapato”. No siempre el niño atiende las órdenes que recibe. Generalmente sólo obedece cuando está interesado en hacer lo que le piden.

El niño ya da muestras de lo que quiere hacer y lo que no. Cuando no puede hacer una cosa, algunas veces, patalea (tiene berrinches). Repetir y repetir “No”, meterle miedo o pegarle no evita el berrinche. Líder, oriente a los padres que lo mejor que se puede hacer es esperar que se le pase el berrinche, no prestar atención al niño cuando está con el berrinche, y mantenerse firmes con la prohibición. Al ver que no consigue nada, el niño acaba desistiendo y empieza a hacer otra cosa.

En los juegos con cajas, latas o botes, el niño aprende a usar mejor las manos. Cuando mete y saca una cosa dentro de otra, está aprendiendo también la noción de tamaño. La familia puede aprovechar su interés en meter y sacar para enseñarle al niño a guardar sus juguetes en una bolsa o caja.

Al niño le gusta entrar y salir de cajas, tinas y roperos abiertos. Está aprendiendo sobre los tamaños, las formas, y controlando cada vez más sus movimientos.

Foto: Arquivo Pastoral da Criança

El niño está aprendiendo a andar sin la ayuda de otra persona. ¡Ésta es una gran conquista!

Aunque se caiga algunas veces, lo va a seguir intentando porque tiene ganas de aprender y de hacer muchas cosas. Con la ayuda de la familia, se va a sentir seguro y va a caminar cada vez mejor en su ambiente habitual. Como puede caminar por toda la casa y es muy curioso, toca todo lo que consigue alcanzar. Si el niño se cae y se lastima, es bueno ponerle una compresa con hielo o agua fría para disminuir el dolor y la hinchazón.

Atención La familia necesita tener mucho cuidado con la seguridad del niño. Debe mantener las puertas cerradas, las ventanas protegidas, los pozos, los hoyos y las tinas con agua tapados; las medicinas y productos de limpieza guardados donde no los pueda alcanzar. Es necesario tener cuidado también para que el niño no agarre y se meta en la boca plantas tóxicas, porque lo pueden envenenar.


Alimentación y lactancia materna

Líder, explique a los padres y familiares que el niño de esta edad come los mismos alimentos que la familia, solamente que en menor cantidad. Como ya tiene más dientes, consigue masticar mejor. Le gusta intentar comer y beber agarrando la cuchara y el vaso con su propia manita. Haciendo esto va aprendiendo a comer solito.

Para evitar el desperdicio de alimentos, es bueno que los padres coloquen pequeñas cantidades de cada alimento en el plato del niño. Después de comer lo que se ha colocado en su plato, los padres deben poner más comida hasta que no quiera más.

Foto: Arquivo Pastoral da Criança

Además de comer otros alimentos, es bueno que el niño mame del pecho entre las comidas. ¡La leche materna continúa siendo una fuente de salud para el niño!

Líder, cuando el niño está aumentando mucho de peso, es bueno conversar con los padres sobre los hábitos alimenticios de la familia. Los niños que maman del pecho tienen menos probabilidades de ser obesos cuando son adultos.

La obesidad puede causar problemas respiratorios, presión alta y diabetes.

“...porque comer demasiado enferma, y la gula provoca indigestión. Mucha gente ha muerto por esos excesos, mientras que los que se moderan prolongan su vida.” Eclesiástico 37, 33-34


Higiene

Foto: Teotônio Roque

Ahora el niño ya tiene varios dientes y es necesario limpiarle bien todos los dientes. Ahora hace falta usar un cepillo de dientes pequeño y suave, sin pasta de dientes. Oriente a los padres para:

• Cepillar con movimientos circulares el lado de fuera de los dientes que están junto a la mejilla;

• Luego, cepillar el lado de dentro de los dientes, que están junto a la lengua;

• Cepillar la parte plana de las muelas con un movimiento de vaivén;

• Limpiar también las encías y la lengua con el cepillo de dientes.

Es importante cepillar los dientes del niño después de cada comida, después de comer alimentos azucarados y antes de dormir. Esto evita la formación de la placa bacteriana, que forma las caries.

La salud bucal depende de una alimentación saludable y de la higiene de los dientes.

La aparición de una mancha blanca en el diente es la primera señal de atención. Esta mancha significa que tiene una caries, pero que todavía no tiene un agujero en el diente. Es necesario que el niño vaya al dentista.

Foto: Arquivo Pastoral da Criança

El niño todavía no controla los músculos que retienen el pis y la caca. Cuando el mismo niño avisa o alguien percibe que quiere hacer caca, se le puede colocar en la bacinilla (bacín) y esperar a ver si hace. Nunca fuerce a un niño, pues todavía es muy pequeño, y poco a poco, va a entender que tiene un lugar propio para hacer caca y pis.

Es necesario enseñar al niño a lavarse las manos antes de comer, lo mismo que deben hacer todas las personas de la familia.

Usar letrinas o retretes sanitarios evita que las lombrices de las heces (la caca), contaminen a otras personas y causen enfermedades. Para prevenir la aparición de ratas, cucarachas y moscas, que traen enfermedades, se debe mantener la basura dentro de bolsas plásticas cerradas y no tirarlas a la calle o terrenos abandonados. Los cuidados con la higiene, dentro y fuera de la casa, son importantes para la salud de toda la comunidad.

Líder, si un niño no tiene su vacunación al día o no tiene el registro de las vacunas que le han puesto, oriente a la familia para que vaya al servicio de salud. Allí, los profesionales de la salud resolverán la situación.

 


El niño de un año y medio a un año y once meses

Cómo el niño puede aprender y desarrollarse

Foto: Arquivo Pastoral da Criança

¿El niño se comunica usando frases cortas?

Ahora el niño aprende con facilidad muchas palabras nuevas. Si se le enseña, ya puede señalar y decir el nombre de las partes de su cuerpo: cabeza, ombligo, mano, pie.

Si las personas de la familia conversan con el niño, él puede aprender también a juntar dos o tres palabras para formar pequeñas frases: “papá pelota” (papá, dame la pelota), “mamá calle” (mamá, vamos a salir a la calle). Es bueno que las personas de la familia que están con el niño procuren entender lo que el niño quiere decir. Así lo están animando a aprender a hablar mejor.

El niño sigue muy interesado en conocer y usar todo lo que ve a su alrededor. La curiosidad le ayuda a aprender mejor. Hace con los objetos lo que ve que las otras personas hacen: usa el zapato de la madre, se coloca el cinturón del padre.

Foto: J. R. Ripper

El pensamiento del niño está más desarrollado, y lo demuestra en las actividades que realiza. Por ejemplo, cuando quiere agarrar un objeto que no alcanza, ya no se queda esperando a que alguien venga a dárselo. Ahora, por su cuenta, utiliza otro objeto para conseguir lo que quiere. Usa un trozo de madera para sacar la pelota que está debajo de la cama, por ejemplo.

El niño aprende a decir “No”. Si los adultos dejan cerca de él cosas peligrosas o cosas que no puede tocar, le tendrán que estar diciendo todo el tiempo “No toques eso” y “No agarres eso”. Como el niño imita a los adultos, dirá “No” a todo lo que se le pida. Para no tener que decir “No” a todo, es mejor que los padres no dejen cerca del niño muchas cosas que no puede tocar. Así, aprende lo que puede y lo que no puede tocar, sin tener que escuchar todo el tiempo “No”.

Es importante no dejar cosas peligrosas cerca del niño y mostrar los objetos con los que sí puede jugar. Establecer límites es algo muy importante para el desarrollo del niño.

Foto: J. R. Ripper

La habilidad del niño con sus manos ha aumentado. Él ya consigue abrir tapones o tapas con rosca y hacer garabatos en un papel o en el suelo.

Le gusta jugar apilando, encimando, derrumbando, montando y desmontando cosas. La familia le puede conseguir pedazos de madera bien lijados, de formas y tamaños diferentes. Este tipo de juguetes despierta mucho el interés del niño, porque puede jugar con los pedazos de madera de varios modos diferentes.

A esta edad, el niño, en general, se interesa por saber cómo son sus órganos genitales. Y lo hace del mismo modo que utiliza para conocer las otras cosas: mirando y tocando. Al tocar estos órganos, tendrá sensaciones agradables. Si los padres no lo regañan cuando se toca los órganos genitales y tiene oportunidad de distraerse con otros juegos, su curiosidad irá disminuyendo poco a poco.

Foto: J. R. Ripper

¿El niño tiene un espacio que ofrezca seguridad para andar, correr y jugar?

El niño camina cada vez mejor, ya realiza pequeñas carreras y le encanta subirse en todo. Las escaleras, las sube gateando y las baja sentado. Si alguien le da la mano, es capaz de subir de pie la escalera. Cuando recibe ayuda el niño aprende mejor.

Al niño le gusta caminar arrastrando o estirando cosas atadas a una cuerda o empujando juguetes. También le gusta jugar imitando a los animales: anda como un perrito, galopa en un pedazo de madera, etc.

En esta etapa, al niño le gusta jugar cada vez más con otros niños, pero todavía se puede pelear por los juguetes. La paciencia de los padres es muy importante en este momento. Pegarle no educa, y solamente empeora la situación.

Jugar con agua, arena y tierra tranquiliza al niño. Se pasa mucho tiempo descubriendo, aprendiendo cómo son y lo que puede hacer con estos materiales. Pero los lugares donde el niño juega deben estar limpios.

“Pues a sus ángeles mandará cerca de ti, que te guarden en todos tus caminos”. Salmo 91,11


Piojos

Foto: Rodrigo J.V. Barbosa

El piojo es un parásito que pone huevos (liendres) en el pelo. Estos huevos son blancos, pequeños y no se despegan con facilidad y causan muchos picores.

Si el niño tiene piojos, oriente a la madre para que le pase un peine fino por su pelo todos los días, después de lavarlo, usando el medicamento recetado por el médico. También es necesario cuidar la toalla de baño, las ropas de cama y verificar que las personas que cuidan al niño no tienen piojos también.

• Cuidar la higiene y bañarse todos los días;

• Mantener el pelo limpio;

• Cambiarse de ropa todos los días;

• No usar el peine de otra persona;

• Evitar poner al niño sombreros o gorras prestadas.

Atención Nunca se debe:

• usar insecticida para matar los piojos porque puede causar al niño una intoxicación grave;

• colocar una bolsa plástica en la cabeza del niño, porque le puede causar asfixia.


Sarna

Foto: Dermatologia Pediátrica UFPR

La sarna aparece en forma de bolitas rojas que forman un túnel debajo de la piel. Salen por todo el cuerpo, especialmente entre los dedos, en las axilas, en la cintura, en las nalgas y en los genitales, causando mucha picazón.

El contagio ocurre por el contacto con la piel y con objetos de personas con sarna, como: ropas personales, toallas o ropa de cama.

 

Es necesario usar un medicamento adecuado para acabar con la sarna. Durante el tratamiento, las ropas, incluso la de cama y baño, se deben lavar y planchar con la plancha bien caliente, además de cambiarlas todos los días. También ayuda dejar secar la ropa al sol fuerte.

Es bueno limpiar las uñas de los niños para quitar los parásitos que allí quedan cuando se rascan y así evitar contagiarse de nuevo. Si alguien más de la familia tiene sarna, es necesario que todos hagan el tratamiento al mismo tiempo.

El baño diario con agua y jabón, el lavado de la cabeza y el uso de ropas limpias ayudan a prevenir el contagio de piojos, sarna y otras enfermedades de la piel.

Atención Si el niño se baña en una bañera (tina) o en una palangana profunda, es necesario que siempre haya alguna persona junto a él, para evitar que el niño se ahogue.


Alimentación y lactancia materna

Foto: Bolivia – Archivo Pastoral del Niño y de la Niña

El niño ya sabe comer solito. Cuando come junto a las otras personas de la familia, él se alimenta mejor. Es necesario que haga una merienda (que coma algo) entre las comidas principales pues su estómago es pequeño y no le cabe mucha comida. En estas meriendas es bueno darle frutas de la región. El niño que desde temprana edad come frutas, verduras y legumbres variadas recibe mayores cantidades de vitaminas, hierro y fibras, además de adquirir hábitos alimenticios saludables.

En sus primeros años de vida, es bueno evitar que el niño coma en su alimentación azúcar, café, enlatados, frituras, refrescos, caramelos, saladitos y otras golosinas. No es comida saludable y le quitan las ganas que el niño necesita tener para comer alimentos nutritivos.


Foto: Archivo Pastoral Materno Infantil – República Dominicana

Reunión para Reflexión y Evaluación

Líder, las Reuniones para Reflexión y Evaluación son una actividad fundamental de su trabajo. En ellas, además de poder celebrar los progresos alcanzados, se pueden discutir las dificultades que se encuentran en el trabajo cotidiano. Muchas de estas dificultades se pueden resolver con medidas que ustedes pueden tomar después de un buen intercambio de ideas y experiencias con los otros líderes.

En esta reunión, que debe tener lugar en los primeros 10 días de cada mes, ustedes pueden estudiar la situación de las familias que acompañan, discutir los resultados de cada mes y animarse los unos a los otros con las soluciones encontradas.

El mismo método de estudio y reflexión usado en este Manual ayuda a organizar y a dinamizar las Reuniones para Reflexión y Evaluación. La reunión se inicia con la evaluación de las acciones del último mes y la celebración de las conquistas. Después, vamos a Ver, analizando los resultados de las HABS, la realidad vivida por las familias acompañadas; Juzgar, es decir, reflexionar sobre la realidad de estas familias a la luz de la Biblia, del Manual del Líder y de otros materiales disponibles y, entonces, planificar el Actuar junto a las familias.

A continuación vamos a ver con más detalle este método de Ver, Juzgar, Actuar, Evaluar y Celebrar.

Organizando la Reunión para Reflexión y Evaluación

Al inicio de la reunión es importante que ustedes, líderes, se acojan cariñosamente y reserven un momento para orar y fortalecer la amistad, la unión y la fe.

Ver

Después de la acogida, ustedes deben Ver y Evaluar el último mes. Las siguientes preguntas pueden ayudar a esto:

a) ¿Qué acciones propuestas en la reunión anterior han sido realizadas?

b) ¿Cuáles han sido las conquistas obtenidas?

c) ¿Qué problemas han surgido?

d) ¿Cómo están los niños y las embarazadas de su comunidad?

Para ayudar a responder a estas preguntas es importante rellenar las HABS. Para hacer las cosas más ágiles y rápidas, es bueno que cada líder venga a la reunión con la 4ª parte de su cuaderno ya rellenada.

Después de rellenar las HABS, ustedes pueden conversar sobre las familias que acompañan, respondiendo a las siguientes preguntas:

a) ¿De acuerdo con el resultado de las HABS, qué otros problemas aparecen en su comunidad?

b) ¿Qué familias acompañadas están pasando más dificultades?

Ustedes pueden elegir la situación de algún niño o embarazada acompañada que necesita más atención en ese momento. El líder que acompaña a esta familia puede dar más detalles sobre las dificultades que enfrenta. Es importante que los demás líderes hagan preguntas para entender mejor la situación.

Juzgar

Para el momento del Juzgar es importante leer el Manual del Líder en lo que se refiere a la embarazada o al niño, dependiendo del caso que ha sido escogido para profundizar. Si el grupo está discutiendo, por ejemplo, el caso de una embarazada que está en el 5º mes de embarazo, entonces deberá leer sobre esta etapa del embarazo en el Manual del Líder, procurando verificar los problemas que la embarazada está enfrentando e identificar las causas.

Si el grupo ha escogido el caso de un niño de un año, por ejemplo, se debe leer el Manual del Líder sobre esa etapa de edad, verificando cuáles son los cuidados que se deben tener en salud y las oportunidades de desarrollo que el niño tiene.

En este momento de estudio también es importante tener a mano la Biblia y los Diez Mandamientos para lograr la Paz en la Familia, pues nos pueden dar la luz necesaria para ayudar más a aquella familia.

Actuar

Para el momento del Actuar, el grupo puede planificar sobre los siguientes puntos:

a) ¿Qué se debe continuar haciendo por la familia?

b) ¿Qué otras acciones, para esa o para otras familias, se deben iniciar?

c) ¿Quién más puede ayudar?

d) Día de la Celebración de la Vida

e) En la próxima reunión: quién va a hacer la acogida, a preparar las oraciones, el local, a coordinar la reunión, etc…

f) La celebración de las conquistas alcanzadas por las familias. Puede ser un momento comunitario en las Misas, en los cultos o en otros momentos de reunión de la comunidad. Se pueden celebrar muchos acontecimientos: el nacimiento de un niño, un padre de familia que ha encontrado empleo, el agua que mejoró de calidad, el saneamiento básico que ha llegado al barrio, una nueva escuela, etc… Actuar

Es importante valorar la capacidad que las familias tienen de transformar las situaciones difíciles de la vida en victorias y conquistas.

Para terminar esta reunión, los líderes deben evaluar lo que han aprendido, verificar lo que puede ser mejorado para la próxima reunión y agradecer a Dios por la unión, por lo aprendido, por la fuerza y por la amistad de todos.

En las Reuniones para Reflexión y Evaluación, los líderes encontrarán caminos para resolver algunos problemas. Para solucionar problemas que afectan a varias familias, puede ser necesario reunir a la Coordinación de Ramo (Parroquia) y a entidades de la comunidad.

““Y considerémonos unos a otros, Y considerémonos unos a otros, para estimularnos al amor y a las buenas obras; no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos” Hebreos 10, 24-25

Visita Domiciliaria

En estas visitas es importante:

• Conversar sobre el desarrollo del niño;

• Conversar sobre la lactancia materna/alimentación;

• Recordar las señales de peligro.

Responder las preguntas del Cuaderno del Líder.