Índice del artículo

Intoxicaciones o envenenamientos y asfixias

Los niños son muy curiosos, y los accidentes en la infancia, principalmente los domésticos, son comunes y merecen una atención especial por parte de los padres o de las personas que cuidan al niño. Líder, es bueno conversar con la familia sobre algunos cuidados para evitar que estos accidentes ocurran.

Una orientación muy importante es decir a los padres que un niño no debe cuidar a otro niño, pues en esta situación el riesgo de que ocurra un accidente es mayor.

Algunos consejos para evitar intoxicaciones o envenenamientos son sencillos y pueden ser fácilmente aplicados en el día a día. Oriente a la familia para:

• Mantener los productos de limpieza y medicamentos fuera del alcance del niño;

• Nunca cambiar los productos de limpieza de su envase normal a otros envases o recipientes, como botellas de plástico. El niño se puede confundir;

• Cuando tiene que dar un medicamento al niño, no decirle que es un caramelo o un dulce;

• Tener cuidado con las plantas que puedan ser tóxicas.

Líder, si ocurre un caso de intoxicación, el niño debe ser llevado inmediatamente al hospital, llevando también el envase del producto o lo que ha causado la intoxicación. Así, el tratamiento será más rápido y eficiente. No se debe provocar el vómito, pues existe el riesg

Para prevenir asfixias los padres deben ser orientados para no dejar a sus hijos sin la vigilancia de un adulto.

En casa, después de usar el agua, es necesario vaciar los baldes y palanganas. Los lavaderos para lavar ropa también son peligrosos, así como ríos y lagunas. Por eso, es necesario que los padres o personas que cuidan al niño presten mucha atención.

Líder, también es bueno conversar con la familia sobre el riesgo de que el niño trague objetos o pedacitos de alimentos, porque, si alguno va al pulmón, puede causar neumonía grave. Es bueno también tener mucho cuidado con la goma de mascar (chicle), palomitas (granitos de maíz tostado), caramelos, huesitos, chupetines y monedas.