Índice del artículo

Cómo el niño puede aprender y desarrollarse

Foto: Eli Pio

¿El niño juega al “imagínate que”?

El niño juega cada vez más al “imagínate que”, imaginando situaciones de un modo diferente. Este tipo de juego es muy importante porque surge de una necesidad básica del niño: la de querer que los padres estén todo el tiempo junto a él.

Al jugar a “imagínate que”, el niño imita y habla sobre lo que está viendo. Al imitar a los adultos, intenta hablar como ellos, hacer lo que hacen. Así pasa a tener actitudes y comportamientos que son más adelantados que los de su edad y por eso se desarrolla.

Este juego del “imagínate que” ayuda al niño a desarrollar su imaginación y también a entender y aprender los valores, las costumbres de su familia y de las otras personas del lugar donde vive.

Foto: Clausen Bonifácio

Al niño le gusta cantar canciones infantiles y aprender las músicas que le enseñan o que oye en la radio y en la iglesia. También tiene mucho interés en jugar con instrumentos musicales: tamborcito de lata, flautas de caña de bambú, sonajeros. Con la música, el niño oye otros tipos de sonidos, aprende nociones de ritmo y melodía.

El niño también necesita tener la oportunidad de dibujar con lápiz, carbón, ladrillo sobre papel o en el suelo. Así, puede aprender a agarrar el lápiz y sus dibujos empiezan a presentar formas, como bolitas o cuadrados.

También le gusta ver libros con dibujos y oír cuentos que las personas le cuentan o leen. Organizar un espacio, juguetes y materiales en el Día de la

Celebración de la Vida, ofrece oportunidades para que los niños jueguen y realicen actividades con otros niños.

Foto: Archivo Pastoral del Niño y de la Niña – Bolivia

¿El niño tiene oportunidad de jugar con otros niños?

En los juegos con otros niños, el niño ya habla para intercambiar o prestar juguetes, en vez de pelear por esto. Estos juegos son buenos, porque el niño más pequeño imita lo que hace el niño más grande y también enseña lo que ya sabe a otro niño todavía más pequeño que él. Al jugar juntos, los niños siempre se están desarrollando.

El niño también aprende cada vez más por medio del lenguaje. Cuando la familia conversa con él y responde a sus preguntas, le está ayudando a hablar mejor y a entender cómo son las cosas del día a día. A esta edad pregunta el por qué de todo. “¿Por qué se hace de noche?”, “¿Por qué toca la campana de la Iglesia?”.

El niño puede darse cuenta y hacer preguntas también sobre las diferencias entre los niños y las niñas. “¿Por qué Pedrito hace pis de pie?”, “¿Por qué Martita no tiene “colita”?”. Cada familia debe responder de acuerdo con sus costumbres y valores, evitando engañar o asustar al niño.

Foto: Arquivo Pastoral da Criança

Mientras juega y participa con la familia en las actividades de la casa, el niño observa y pregunta sobre las cosas. Aprende que los objetos pueden ser iguales y diferentes. Cuando los padres están, por ejemplo, separando las ropas para lavar, cosiendo, limpiando legumbres y frutas, es bueno dejar que el niño ayude. Así, aprende sobre tamaños, formas, cantidades y colores.

Llevar al niño a la Iglesia forma parte de su educación cristiana, y demuestra que su familia pertenece a un grupo de personas unidas por la fe, que son amigas y que se ayudan unas a otras.

La familia necesita distraerse, llevar a los hijos a pasear y a jugar, visitar a los parientes y amigos. Es bueno que el niño tenga oportunidad de escuchar a alguien que cuenta cuentos, de ver teatro de títeres, de participar de los festejos de su comunidad. Así, el niño puede conocer y valorar lo que saben hacer las personas del lugar donde vive.

“Reserva momentos para jugar y divertirte en familia, pues el niño aprende jugando y la diversión acerca a las personas.” 3er Mandamiento para lograr la Paz en la Familia


Foto: Archivo Pastoral del Niño – Paraguay

Foto: Eli Pio

Foto: República Dominicana – Archivo de la Pastoral Materno Infantil

Alimentación

El apetito del niño generalmente disminuye a esta edad. Para que coma mejor en las comidas, hay que evitar darle dulces, galletas, saladitos y refrescos antes de las comidas. Un plato de alimentos variados, además de ser nutritivo y sabroso, tiene más colores, es más bonito y ayuda al niño a tener más ganas de comer.

Al niño le gusta acompañar a los padres a hacer las compras, a recolectar hortalizas y a preparar los alimentos. En estas oportunidades también aprende a apreciar los alimentos más saludables.

Un niño bien alimentado es más sano y aprende mejor. La familia le proporciona una buena alimentación al niño cuando:

• Consigue dar una alimentación variada, fresca y limpia;

• Anima y ayuda a comer al niño;

• Da ejemplo, comiendo alimentos variados.


Intoxicaciones o envenenamientos y asfixias

Los niños son muy curiosos, y los accidentes en la infancia, principalmente los domésticos, son comunes y merecen una atención especial por parte de los padres o de las personas que cuidan al niño. Líder, es bueno conversar con la familia sobre algunos cuidados para evitar que estos accidentes ocurran.

Una orientación muy importante es decir a los padres que un niño no debe cuidar a otro niño, pues en esta situación el riesgo de que ocurra un accidente es mayor.

Algunos consejos para evitar intoxicaciones o envenenamientos son sencillos y pueden ser fácilmente aplicados en el día a día. Oriente a la familia para:

• Mantener los productos de limpieza y medicamentos fuera del alcance del niño;

• Nunca cambiar los productos de limpieza de su envase normal a otros envases o recipientes, como botellas de plástico. El niño se puede confundir;

• Cuando tiene que dar un medicamento al niño, no decirle que es un caramelo o un dulce;

• Tener cuidado con las plantas que puedan ser tóxicas.

Líder, si ocurre un caso de intoxicación, el niño debe ser llevado inmediatamente al hospital, llevando también el envase del producto o lo que ha causado la intoxicación. Así, el tratamiento será más rápido y eficiente. No se debe provocar el vómito, pues existe el riesg

Para prevenir asfixias los padres deben ser orientados para no dejar a sus hijos sin la vigilancia de un adulto.

En casa, después de usar el agua, es necesario vaciar los baldes y palanganas. Los lavaderos para lavar ropa también son peligrosos, así como ríos y lagunas. Por eso, es necesario que los padres o personas que cuidan al niño presten mucha atención.

Líder, también es bueno conversar con la familia sobre el riesgo de que el niño trague objetos o pedacitos de alimentos, porque, si alguno va al pulmón, puede causar neumonía grave. Es bueno también tener mucho cuidado con la goma de mascar (chicle), palomitas (granitos de maíz tostado), caramelos, huesitos, chupetines y monedas.

 


La paz comienza en casa

Foto: UNICEF/Guatemala2007/J.RolandoChewKlée

Foto: Archivo Pastoral del Niño y de la Niña – Bolivia

Jesús estaba al lado de los pequeños, de los excluidos, y siempre los defendía. Estaba en contra de aquellos que escandalizaban a los niños. Él acogía y bendecía a los niños, los abrazaba y pedía: “Dejen que los niños se me acerquen; no se lo impidan, porque de los que son como ellos es el reino de Dios...” (Marcos 10,13-16).

Jesús también pedía a sus discípulos que se hicieran como niños para entrar en el reino de los cielos. Veía a los niños como ejemplo para los adultos. “El que acoge a un niño como éste en mi nombre, a mí me acoge; y el que me acoge a mí, no es a mí a quien acoge, sino al que me ha enviado” (Marcos 9, 37). Él reconocía que los pequeños entendían del Reino más que los doctores, porque están abiertos a acoger al otro y a aprender siempre más.

Cuando se trata al niño con amor y respeto, ve buenos ejemplos en casa y en la comunidad, el niño desarrolla actitudes y valores importantes para una convivencia verdadera con las otras personas, como la solidaridad, la amabilidad, el respeto y la responsabilidad.

Foto: UNICEF/Guatemala2007/J.RolandoChewKlée

Para ayudar a las familias a educar a sus hijos para la paz, además del Manual del Líder, los líderes de la Pastoral de la Niñez cuentan con un material llamado “10 Mandamientos para lograr la Paz en la Familia”. Este material está impreso en la parte de atrás de la portada de este Manual y trae reflexiones importantes sobre cómo los padres y familiares pueden actuar para crear un ambiente de amor y de paz a su alrededor. Líder, ese folleto se debe entregar y leer con cada familia acompañada.

“Padres, ustedes no exasperen a sus hijos, críenlos educándolos y corrigiéndolos tal como lo haría el Señor.” Efesios 6,4


Higiene

Foto: Teotônio Roque

La salud de la boca depende de una buena alimentación y de la limpieza de los dientes. Los padres necesitan cuidar de la higiene y limpieza de la boca del niño, cepillando los dientes después de las comidas, después de comer dulces y antes de dormir.

Es necesario enseñar al niño a cepillarse los dientes de la siguiente manera:

• Cepillando (barriendo) de arriba hacia abajo los dientes de la parte de arriba, y de abajo hacia arriba los dientes de la parte de abajo. Este movimiento se debe realizar tanto en el lado de fuera de los dientes (junto a la mejilla) como en el lado de dentro de los dientes (junto a la lengua).

• Limpiando la parte plana de las muelas, con un movimiento de vaivén, en especial las muelas que están atrás.

• Cepillando bien la lengua y las encías.

El cuidado diario de la limpieza de los dientes evita la aparición de caries, que causan dolor e infección, perjudicando la salud y la vida normal del niño.

Ahora el niño ya sabe cuidar mejor de su higiene, pero el acompañamiento de los padres es siempre muy importante. Hay que prestar atención también a las uñas. Es bueno mantenerlas cortas y limpias, porque si están sucias pueden transmitir gérmenes al niño cuando se rasca.

A esta edad, el niño ya sabe lavarse y vestirse solito. Aprende hábitos de higiene cuando la familia mantiene la casa limpia, estimula al niño a hacer su propia higiene, comprueba y felicita al niño cuando lo hace.

A los niños también les gustan los animales de compañía (mascotas).

El contacto y cuidado de ellos puede ser una de las maneras de aprender a tener obligaciones. Pero es necesario tener algunas precauciones con la higiene del animal y no dejar que duerma junto al niño. Las mascotas también pueden transmitir enfermedades.

Visita Domiciliaria

En estas visitas es importante:

• Conversar sobre el desarrollo de los niños;

• Conversar sobre una alimentación variada;

• Conversar sobre los riesgos de accidentes por intoxicación/asfixia. Responder las preguntas del Cuaderno del Líder.