Índice del artículo

 

Alimentación

Foto: Panamá - Gisela Argelis Montenegro

Foto: Teotonio Roque

Los cuidados en la alimentación deben continuar durante el crecimiento del niño. Por lo tanto, es importante que la familia se alimente bien, pues el niño va a comer lo que los padres comen.

La alimentación también forma parte de la educación del niño, y su vida va a tener más alegría y salud cuando aprende a comer a las horas de las comidas, a no dejar comida en el plato, a compartir el alimento, a masticar bien, a comer frutas. Todo esto se aprende junto a la familia.

Los niños pueden participar en la preparación de la comida, ayudando en actividades sencillas y sin peligro, como lavar la verdura, ir a buscar un condimento a la huerta o ayudar a escoger una fruta en el mercado. Así, aprenden más sobre los alimentos de la región donde su familia vive y aprenden de manera natural a sentir gusto por las comidas saludables.

Para una buena educación alimenticia, algunas recomendaciones pueden ayudar:

• conversar durante las visitas sobre cómo es importante y educativo establecer horarios para las comidas, pero sin rigidez, para no transformar esos momentos, que deben ser agradables, en fuente de nerviosismo y agitación;

• recordar que la comida saludable también es más sabrosa cuando se prepara y se da con cariño;

• preparar platos con diferentes colores porque llaman la atención de los niños y despiertan el apetito;

15 crianca r

Foto: Katiuscia Dier Francisco

• estimular a la madre a no desistir ante el primer “No me gusta” o ante las muecas y gestos de desagrado del niño. La paciencia y la dedicación son muy importantes en la educación alimenticia. El niño tiene todo el derecho de rechazar, así como de probar otra vez;

• recordar que no hay necesidad de añadir azúcar a los jugos, a la leche y al té. El sabor que el niño siente en la lengua no es igual al que siente el adulto;

• para las madres de hijos que necesitan seguir una dieta, orientar sobre lo educativo que es acordar con el niño el alimento que va a comer y conversar con él sobre los motivos por los que tiene que evitar algún tipo de alimentos y alimentarse más de otros.

Líder, incentive a que cada familia utilice pequeños espacios de su patio para cultivar condimentos y hortalizas.