Índice del artículo

05 gestante c

Foto: Arquivo Pastoral da Criança

Alojamiento conjunto

Enseguida que nace, el bebé debe ser colocado en el pecho para mamar. Así, además de recibir el calostro, va a sentir el olor y el calor de su madre y a escuchar su voz. De este modo el bebé comienza a acostumbrarse, de un modo más tranquilo, a la vida fuera de la barriga de la madre.

Si la madre y el bebé están bien, ellos deben estar en alojamiento conjunto; esto quiere decir que el bebé debe permanecer todo el tiempo muy cerca de su madre, en el mismo cuarto (pieza).

En el alojamiento conjunto, el bebé podrá mamar siempre que quiera, y será acariciado por los padres. Si el bebé está cerca, la madre puede darse cuenta si alguna cosa no va bien.

“Cuando una mujer va a dar a luz, siente tristeza, porque le ha llegado la hora; pero cuando el niño ha nacido, su alegría le hace olvidar el sufrimiento pasado y está ontenta por haber traído un niño al mundo.” Juan 16,21