Índice del artículo

Higiene

regina-reinaldin-enfermeira-da-pastoral-da-crianca

Foto: Teotônio Roque

La higiene es importante, pues protege al bebé de enfermedades y hace que se sienta bien. Las manos de la madre, o de quien cuida al bebé, deben estar siempre limpias y con las uñas cortas.

Para facilitar la hora del baño, es bueno dejar todo preparado antes de colocar al bebé dentro del agua. Antes es necesario verificar que el agua no está muy caliente. Esto se puede hacer metiendo el codo en el agua y sintiendo que la temperatura está agradable. De esta forma se previenen las quemaduras.

La cara y la cabecita del bebé se deben lavar antes de colocar el bebé dentro del agua. Esto evita que los restos de pis y caca contaminen el agua y causen inflamación en los ojos.

El bebé se debe sujetar con firmeza para que no se asuste. Para facilitar el baño, es recomendable apoyarlo en un brazo y bañarlo con la otra mano.

regina-reinaldin-enfermeira-da-pastoral-da-crianca

Foto: Rodolfo Bührer

Los pliegues del cuello, de los brazos y de las piernas se deben secar bien para evitar rozaduras. Es bueno separar un trapo suave o toalla solamente para el bebé. No se necesita usar polvos de talco, pues no tienen ninguna función. Se debe vestir al bebé con ropas cómodas y que no le impidan sus movimientos.

Cada vez que el pañal esté mojado se debe cambiar. Las nalgas del bebé se deben limpiar, lavar y secar bien cada vez que se cambia el pañal. Esto evita rozaduras e infecciones.

Para limpiar a las niñas, el trapo húmedo se debe pasar en la vulva siempre de delante hacia atrás. De este modo la caca no contamina la vagina y tampoco el agujerito de hacer pis.

En los niños es importante estirar hacia atrás la piel del pene, con delicadeza, limpiando bien los restos de orina (pis) y heces (caca) que están entre los pliegues del pene. Así se evitan las infecciones.

regina-reinaldin-enfermeira-da-pastoral-da-crianca

Foto: Teotônio Roque

El cordón del ombligo normalmente se cae en los primeros 14 días de vida del bebé. La cura del cordón umbilical se tiene que cambiar todos los días, hasta que el ombligo se cae. Lo mejor es utilizar alcohol 70%. Este alcohol se puede comprar en la farmacia o conseguir en el Centro de Salud.

Para hacer la cura se debe secar bien el ombligo después del baño y pasar por la zona una gasa mojada en alcohol 70%. No se debe colocar esparadrapo, faja u ombliguero en la zona umbilical. Esto dificulta la respiración del bebé y no deja que el ombligo se seque y caiga.

Atención Si, después que el ombligo se cae, aparece sangre, está enrojecido o hay mal olor en esa zona, es necesario llevar el bebé inmediatamente al médico.

En algunos bebés pueden aparecer unos puntitos blancos en la boca, parecidos a la leche cortada (cuajada). Puede ser candidiasis oral (muguet). El tratamiento se hace del modo siguiente:

• Un vaso de agua bien limpia;

• Una pizca de bicarbonato de sodio;

• Mojar un trapito limpio en este líquido y limpiar la boca del bebé antes de las mamadas;

• Mojar la otra punta del trapito y limpiar el pezón y la areola antes y después de cada mamada;

• El trapito, después de usado, se debe tirar a la basura.

Es necesario llevar el bebé al médico si los puntitos blancos no desaparecen.