Índice del artículo

Anemia por falta de hierro

Foto: Eli Pio

La anemia por falta de hierro es el mayor problema nutricional en el mundo y afecta a gran parte de los bebés. El hierro es un nutriente esencial para la vida y actúa principalmente en la fabricación de glóbulos rojos de la sangre y en el transporte del oxígeno a todas las células del cuerpo. La falta de hierro disminuye la resistencia del cuerpo, dejando al bebé más expuesto a infecciones.

En los niños, la anemia por falta de hierro se produce por la baja ingesta y porque las necesidades del organismo son grandes. La anemia aparece más frecuentemente en bebés que toman leche artificial o después de los seis meses de edad, incluso en aquellos que reciben amamantamiento materno.

Atención Los bebés que han nacido prematuros o con bajo peso necesitan de mayor atención, porque tienen menos reserva de hierro.

Foto: Argentina – David Forte

Los bebés sanos, que solamente reciben leche materna del pecho de la madre hasta el sexto mes de vida, no necesitan ninguna forma de suplemento de hierro hasta que comienzan a tomar otros alimentos.

Cuando la lactancia del niño se hace con leche de vaca natural, el riesgo de la deficiencia de hierro es mayor, ya que en este tipo de leche la cantidad de hierro también es baja y el aprovechamiento por el cuerpo es bajo.

Líder, usted dispone de otras informaciones sobre una alimentación sana en las páginas 34, 35, 36, 37 y 38 de este Manual.

La Organización Mundial de la Salud recomienda que todos los bebés con más de seis meses reciban suplemento de hierro. Líder, verifique si los bebés que tienen más de seis meses reciben este suplemento. Esto es muy importante para su desarrollo.

“Pero también ellos deben orar al Señor para que les conceda poder dar alivio y encontrar remedio para salvar una vida. Peca en la presencia de Áquel que lo creó el que no se somete al tratamiento del médico.” Eclesiástico 38, 14-15 Argentina –