Lactancia materna y alimentación

A esta edad, además de la leche materna, el bebé necesita de tres comidas al día. Si no está mamando del pecho de la madre, necesita cinco comidas al día. Su alimentación debe tener alimentos ricos en hierro, vitamina A y calcio. El cuerpo del bebé aprovecha más la vitamina A, cuando se pone un poco de aceite vegetal en su comida.

Foto: Bolivia – Archivo Pastoral del Niño y de la Niña

El bebé ya está comiendo yema de huevo, pero la clara solamente se le debe dar a partir de un año, porque puede causar alergia a algunos niños.

La carne de pescado es un alimento muy nutritivo. El pescado fresco siempre es la mejor opción. Debe tener la carne firme (durita), elástica, escamas adherentes, piel brillante, branquias de color rojo vivo, ojos brillantes y no oler a amoníaco.

Al bebé le gusta intentar comer solito. Es bueno colocar un poco de comida en un plato pequeño y dejar que vaya intentando usar la cuchara. Al mismo tiempo, el adulto le da la mayor parte de la comida de otro plato. Es bueno que el bebé tenga su propio plato y coma cuando comen todos. Así, se sabe cuánto ha comido el bebé, y él aprenderá que la hora de las comidas son momentos de confraternización, y que él forma parte de la familia.


Cómo el bebé puede aprender y desarrollarse

El bebé todavía depende mucho de la madre o de quien lo cuida. Le sigue gustando estar siempre junto a los padres. Como no puede estar todo el tiempo con ellos, le gusta mucho jugar con las cosas que los padres usan: peines, cepillos, ollas, martillos, radio.

Jugando con cajas, recipientes, ollas, cepillos, cucharas y juguetes, el bebé descubre dos cosas importantes:

para qué sirven los objetos: la olla para cocinar, el peine para peinar, la pelota para jugar.

• cómo son los objetos: duros o blandos; grandes o pequeños; ásperos o lisos; ligeros o pesados.

El bebé también aprende cuando los padres y las otras personas de la familia le cuentan cómo son y para qué sirven los objetos.

11 bebe c

Foto: J. R. Ripper

¿El bebé hace gestos para comunicarse: apunta con el dedo, hace palmitas, dice adiós?

Cuando la familia presta atención e intenta entender lo que el bebé quiere comunicar, él aprende a hacer gestos para decir y pedir lo que quiere. Cuando señala pidiendo alguna cosa, es bueno que los padres digan el nombre del objeto que señaló, así el bebé aprende el nombre de las cosas que ve.

Él entiende, cada vez más, lo que las personas le dicen. Aunque los padres pueden distraer al bebé para que no haga lo que está prohibido, él lo va a intentar nuevamente. Cuando los padres dicen “NO”, el bebé deja de hacer lo que está haciendo, aunque después haga de nuevo la misma cosa. Al actuar de esta forma, el bebé muestra que está comenzando a saber qué es lo que está prohibido y a tener noción de los límites.

Los padres deben decidir cómo van a enfrentar el comienzo de la desobediencia del bebé. Deben actuar con firmeza, sin usar la violencia y manteniendo las prohibiciones establecidas.

Foto: J. R. Ripper

¿Las personas de la familia dicen el nombre de los objetos y hablan sobre las actividades que hacen con el bebé?

El bebé intenta imitar lo que oye hablar a la familia, y ya puede repetir algunas palabras a su manera. Dice: “da” cuando quiere alguna cosa; llama a la madre y al padre “mamá” y “papá”. Aunque también puede comenzar a hablar más adelante. Lo importante es que las personas hablen con él sobre las cosas del día a día, para que, cuando llegue el momento, comience a usar el lenguaje como principal instrumento para comunicar lo que quiere y siente.

Cuando una persona pregunta al bebé por alguien que ha salido, como por ejemplo: “¿Dónde está papá?” y él mira a su alrededor, buscando, esto demuestra que él ya no necesita estar viendo al padre para saber que existe. Demuestra que ya guarda algunas cosas en su memoria.

Foto: J. R. Ripper

¿Las personas de la familia organizan un espacio para que el bebé pueda aprender a moverse solito?

En esta etapa el bebé no se queda quieto, pues está aprendiendo a levantarse y a moverse por su cuenta, principalmente de pie. Por eso, necesita un espacio seguro que le permita intentar los nuevos movimientos. Si hay una persona, una mesa o una silla, a la que el bebé se pueda agarrar, va a intentar ponerse de pie. Y se podrá caer varias veces, porque todavía no mantiene el equilibrio. La mayoría de las veces, el bebé no se hace daño al caer.

Para que el bebé se mueva con seguridad, es bueno que los padres organicen un espacio en la casa. Mejor que prohibir al bebé que se mueva es encontrar una forma de que se pueda mover con seguridad. Quitar de su alcance objetos peligrosos, bloquear el acceso a la cocina o a otra habitación peligrosa con una tabla o silla son algunos ejemplos.

Foto: J. R. Ripper

¿El bebé anda con apoyo?

Para que el bebé aprenda a andar también es importante que cuente con la ayuda de otras personas. A él le gusta que sus padres y hermanos le ayuden y animen a andar, pues aprecia la atención de ellos. Como todo lo que aprende, primero va a andar con ayuda para después andar solo.

El bebé ya demuestra sentimientos también. Se pone celoso si la madre alza a otro bebé en brazos. Se pone triste cuando le regañan. Se alegra cuando los padres demuestran que les gusta lo que él hace. Le gusta mucho jugar con sus hermanos y con otros niños, pero no le gusta prestar o compartir juguetes.

Tomar el sol, jugar fuera de casa y respirar aire puro ayudan al bebé a comer y dormir mejor. Él también aprende más, pues ve a otros niños, personas y cosas diferentes. Cuando sale con los padres en bicicleta, ómnibus, bus, carreta o coche, el bebé debe estar bien seguro, para evitar que sufra accidentes.

“Tú me das tu escudo salvador, tu diestra me sostiene has multiplicado tus cuidados conmigo.” Salmo 18, 36

Accidentes domésticos

El bebé intenta moverse por toda la casa, y la cocina es el lugar que más le llama la atención. Allí es donde la madre o quien lo cuida pasa gran parte del tiempo, y él encuentra cosas interesantes para jugar. Por eso, en la cocina ocurren con frecuencia los accidentes con niños.

La familia debe tener cuidado para que los mangos de ollas y sartenes estén volteados hacia dentro del fogón (estufa, brasero) de la cocina. Es necesario tener mucho cuidado con el horno caliente, para que el bebé no se apoye y se queme.

Si el bebé se quema, los padres deben hacer y colocar compresas de agua fría o helada en el lugar de la quemadura para disminuir el dolor. No poner nada en la quemadura sin receta médica, y no reventar o exprimir las ampollas para que no se infecten.

No se deben poner cerca del bebé cosas que pueda agarrar y con las que se pueda cortar, como vidrios, cristales, tijeras, cuchillos.

También son peligrosas las cosas que se puede meter en la boca y envenenarse, tales como: medicamentos, queroseno, petróleo, cloro, sosa cáustica. Por eso los productos de limpieza no se deben guardar en botellas o envases de refrescos. Si el bebé toma un medicamento o un producto de limpieza, lo deben llevar inmediatamente al servicio de salud.

Análisis de la situación del niño según los Indicadores de Oportunidades y Conquistas

Veremos ahora cómo interpretar las respuestas a la pregunta 13, examinando las respuestas de las preguntas 14 y 15 del Cuaderno del Líder, que completan el registro de los Indicadores de Oportunidades y Conquistas. No es necesario responder a las preguntas en el momento de la visita. Elija un momento más tranquilo para hacerlo.

Para responder a la pregunta 14, observe las respuestas de la pregunta 13: • Anote [S] (Sí) si todos los indicadores de la pregunta 13 están con una N de No. En este caso, la situación es desfavorable para el desarrollo del niño, ya que ningún indicador ha sido alcanzado.

• Anote [N] (No) cuando por lo menos uno de los indicadores de la pregunta 13 ha sido alcanzado.

Siempre que hay [?] (signo de interrogación) en alguno de los indicadores de la pregunta 13, la respuesta de la pregunta 14 es [N] (No). ¿Vamos a pensar sobre lo que significan las respuestas a la pregunta 13 y 14?

11 bebe i

 Cuando en el mes ninguno de los indicadores de la pregunta 13 ha sido alcanzado, decimos que es una situación desfavorable para el desarrollo del niño. Esto puede significar que la familia y la comunidad no están consiguiendo ofrecer oportunidades para el desarrollo del niño, por lo tanto, él no demostró las conquistas descritas en los indicadores. Como toda situación, esta situación también puede cambiar, pero necesita que usted, líder, investigue lo que pasa. La familia puede estar pasando por un momento difícil que ha afectado negativamente la armonía familiar. Converse con la familia y ayúdela a encontrar soluciones.

 Si, durante meses seguidos, no se alcanza ninguno de los indicadores, quiere decir que la familia continúa sin superar esta situación difícil que está pasando, incluso con su apoyo, líder.

 Sabemos que no es solamente la familia la responsable de atender todas las necesidades del niño. Los padres necesitan buscar, en el lugar donde viven, el apoyo de los servicios de salud, educación y también de la asistencia social, en los casos de extrema pobreza. Se necesita además, la ayuda de otras personas de la familia, de vecinos y de amigos, para formar una red de solidaridad y amor para crear un ambiente favorable para el desarrollo de los niños.

 Es importante que usted, líder, estudie junto a su coordinador de ramo (parroquia) qué más se puede hacer cuando durante meses seguidos no han sido alcanzados todos los indicadores.

 Es importante pensar sobre las situaciones desfavorables para el desarrollo del niño, como por ejemplo:

 Cuando la familia no tiene acceso a servicios de salud y educación, a vivienda adecuada; los padres no encuentran trabajo, lo que puede hacer que aparezcan problemas como el desánimo, violencia y alcoholismo. Las dificultades son tantas que las personas de la familia acaban dando poca atención y cariño al niño, y no animan al niño como él necesita para aprender y desarrollarse;

 Cuando el niño se enferma y esa enfermedad se repite o tarda mucho en sanar. El niño se debilita, pierde peso y también pierde las ganas de aprender, jugar, y las personas de su familia no buscan otras formas de animarlo;

 Cuando el niño sufre algún tipo de violencia: por abandono, palizas, abuso sexual, lo que indica una situación problemática en la familia.

 Por lo tanto, la actitud básica que usted, líder, necesita tener ante los indicadores debe ser siempre la de investigar. Los indicadores son una primera pista para que usted intente descubrir, junto con la familia, con otros líderes y con los coordinadores, lo que puede estar pasando. Los indicadores no se deben usar para etiquetar (“poner un cartel”) a la familia de negligente, desinformada o que no tiene ningún interés en cuidar y educar a sus hijos. Y mucho menos para etiquetar (poner un cartel) al niño de enfermo, retrasado o deficiente.

 Cuando todos los indicadores son alcanzados, el líder debe celebrar con la familia y valorar las oportunidades que la familia da al niño. Pero debe continuar observando, incluso si el niño continúa en la misma etapa de edad, porque los indicadores muestran la situación de vida del niño, y esta situación puede cambiar: la oportunidad puede dejar de ser ofrecida, y el niño puede dejar de presentar la conquista.

Por lo tanto, la respuesta [S] (Sí) a un indicador debe ser celebrada. La respuesta [N] (No) debe ser siempre investigada.

Para responder a la pregunta 15, observe solamente las respuestas de la pregunta 13: • Anote [S] (Sí) si todos los indicadores fueron alcanzados.

11 bebe j

Anote [N] (No) si algún indicador no fue alcanzado. Siempre que haya [?] (signo de interrogación) en alguno de los indicadores de la pregunta 13, la respuesta a la pregunta 15 será [N] (No).

La pregunta debajo de la 15 (“si el niño ha estado enfermo este mes, anote la enfermedad”) sirve para que usted tenga el registro de las enfermedades del niño. En la pregunta 16, anote [S] (Sí) si el niño ha sido llevado al médico, al hospital o a otro servicio de salud para ser atendido, para vacunación, revisión o porque estaba enfermo.


Higiene

Foto: Teotônio Roque

Los cuidados con la higiene del cuerpo y de la casa son importantes para la salud de todas las personas de la familia, principalmente la del bebé, pues ayuda a evitar muchas enfermedades. Como al bebé le gusta tocar todo, se le deben lavar bien las manos antes de comer.

A la hora del baño al bebé le gusta pasarse jabón por todo su cuerpo. Cuando los padres le dicen el nombre de las partes del cuerpo: cabeza, manos, pies, él aprende enseguida su nombre.;

El bebé ahora ya puede tener hasta ocho dientes, que necesitan limpiarse para que no queden los restos de alimentos que provocan las caries. La caries es una enfermedad causada por bacterias que pasan de una persona a otra. El bebé también puede contagiarse de estas bacterias cuando usa cucharas y vasos usados por otras personas, o al meterse en la boca un chupete sucio, mal lavado.

Es necesario orientar a la familia para que no sople o mastique los alimentos antes de dárselos al bebé. Las caries también se pueden transmitir de esta forma.


Parasitosis

Las parasitosis son infecciones intestinales causadas por varios tipos de lombrices (gusanos). La forma más común de contraer una parasitosis es tomando agua o comiendo alimentos contaminados.

Cuando el niño tiene lombrices (gusanos), puede quejarse de dolor de barriga, cólicos, náuseas y presentar vómitos, diarrea, pérdida de peso, anemia y fiebre. Cuando la parasitosis no es tratada puede causar complicaciones, pues los gusanos (lombrices) impiden que el cuerpo aproveche los nutrientes de los alimentos, dejando al niño más vulnerable a infecciones y anemia por falta de hierro.

Para prevenir la aparición de parasitosis en el bebé es necesario cuidar la higiene personal, de la casa y de los alimentos. También es importante que la comunidad luche por condiciones adecuadas de saneamiento básico y un Servicio de Salud de calidad.

Cuando el bebé tiene síntomas de parasitosis es necesario que la familia lo lleve al Servicio de Salud para poder seguir el tratamiento adecuado.


Foto: Bolivia – Archivo Pastoral del Niño y de la Niña

HABS – Hoja de acompañamiento

La HABS – Hoja de Acompañamiento y Evaluación Mensual de las Acciones Básicas de Salud y Educación en la Comunidad – es la herramienta para registrar los datos de todas las embarazadas y niños acompañados por los líderes de una comunidad.

Una vez al mes, en la Reunión para la Reflexión y Evaluación, usted y los demás líderes se reúnen con su coordinador comunitario para rellenar juntos la HABS.

Para rellenar la HABS, copie los datos de la cuarta parte del cuaderno de cada uno dos líderes. Esta hoja la debe firmar el Coordinador de la Comunidad y la debe revisar el Coordinador de Ramo (Parroquia).

Con la HABS rellenada, es más fácil VER y JUZGAR como está la situación de los niños y embarazadas de su comunidad. Esto hace posible planificar el ACTUAR para intentar cambiar esta situación. Con esto también es posible EVALUAR y CELEBRAR cada progreso alcanzado.

Foto: Archivo Pastoral de la Primera Infancial – Colombia

La HABS de cada comunidad debe ser enviada a la Coordinación de Parroquia/Ramo. Después de revisados por esta coordinación, los datos de las HABS son digitados en el Sistema de Información de la Pastoral de la Niñez. De este modo es más fácil conocer:

• Cómo está la salud de las embarazadas y niños acompañados;

• Cómo los niños están creciendo, aprendiendo y desarrollándose;

• Lo que está yendo bien en el caminar y las acciones que se deben fortalecer;

• Los resultados alcanzados.

Al detectar alguna HABS con errores en el momento de haber sido rellenada, se devuelve a la comunidad para que en la Reunión para Reflexión y Evaluación pueda ser analizada, corregida y reenviada como Segunda Corrección. Cada HABS realizada por los líderes es de gran importancia para la Pastoral de la Niñez.

Los datos de las HABS se transcriben en el Sistema de Información de la Pastoral de la Niñez. Así, muchas personas, de dentro y fuera de la Pastoral de la Niñez, reconocen el trabajo realizado por los líderes de cada comunidad. Los datos de cada comunidad se pueden ver en

Internet:

Brasil – http://www.pastoraldacrianca.org.br/pastacri-dev/

Colombia – http://www.pastoraldacrianca.org.br/colombia/

Paraguay – http://www.pastoraldacrianca.org.br/paraguay/

Visita Domiciliaria

En estas visitas es importante:

• Conversar sobre la alimentación / amamantamiento;

• Conversar sobre el desarrollo del bebé, en especial sobre su necesidad de moverse;

• Recordar las señales de peligro.

Responder las preguntas del Cuaderno del Líder.