Índice del artículo

Celebración de la Vida

regina-reinaldin-enfermeira-da-pastoral-da-crianca

Foto: Archivo Pastoral Materno Infantil – República dominicana

El Día de la Celebración de la Vida es otra actividad importante que usted, líder, realiza en la Pastoral de la Niñez.

En este día, que se organiza una vez por mes, las familias se reúnen para celebrar los niños que están bien y para ayudarse cuando están en dificultades.

El lugar escogido para esta celebración debe estar cerca de donde las familias viven. Es bueno que los grupos no sean muy grandes, para que las familias puedan sentirse cariñosamente acogidas, bien acomodadas, tengan la oportunidad de conversar y los niños tengan espacio para jugar.

El Día de la Celebración de la Vida es un testimonio vivo de fe. Muestra la solidaridad y la participación de una comunidad en la búsqueda de sus derechos de ciudadanía. Por eso, es un día bendecido por Dios.

regina-reinaldin-enfermeira-da-pastoral-da-crianca

Foto: Vanderlúcia da Silva

Líder ¿por qué reunir a las familias en la comunidad?

Es la familia la que satisface, en los primeros años de vida del niño, sus necesidades de salud, alimentación, afecto, juegos, comunicación, seguridad, y aprendizaje. Es también en la familia donde el niño va a empezar a conquistar su autonomía. Por lo tanto la familia necesita ser valorada en sus posibilidades de discutir, reflexionar y definir su forma de criar y educar a sus niños.

Cuando las familias están reunidas para celebrar la vida, conmemoran las conquistas alcanzadas por sus niños y también pueden ver que algunas dificultades son comunes y que se pueden compartir con los otros. Los padres de niños que están desnutridos, obesos, enfermos o niños que no están encontrando oportunidades para desarrollarse van a percibir que no están solitos y que juntos podrán descubrir formas de enfrentar las dificultades.

regina-reinaldin-enfermeira-da-pastoral-da-crianca

Foto: República Dominicana – Archivo de la Pastoral Materno Infantil

Cuando usted, líder, observa que un niño presenta algún problema en relación a los indicadores que están en el Cuaderno del Líder, converse con las personas de la familia en la visita domiciliaria para ver lo que están haciendo o pueden hacer para mejorar la situación.

Incluso sabiendo que los padres procuran hacer lo mejor por sus hijos, algunas veces el problema continua y los padres pueden pensar que el niño está así porque ellos no están sabiendo cuidar bien al niño.

Entonces ¿qué hacer?

El día de la Celebración de la Vida, cuando las familias se reunen, es un buen momento para tratar situaciones difíciles, de este modo se pueden presentar varias sugerencias e ideas y contribuir para ayudar a las familias que están con dificultades.

En las conversaciones con las familias reunidas lo mejor es no citar, por ejemplo, los nombres de niños que están desnutridos o que están obesos, o que no han alcanzado las conquistas referidas en los indicadores, y en cambio sí procurar descubrir la causa y lo que se puede hacer para resolver el problema.

regina-reinaldin-enfermeira-da-pastoral-da-crianca

Foto: Bolívia – Vanderlúcia da Silva

El día de la Celebración de la Vida necesita ser preparado con mucho amor. Es bueno contar con la ayuda de todos los líderes, de personas de la familia como las madres, los padres y los abuelos de la comunidad, para organizar juntos ese día, preparando:

• Una acogida cariñosa para los niños y sus familiares;

• Una espiritualidad alegre que agrade a los niños;

• Una merienda deliciosa enriquecida con alimentos de la región;

• Un local con juguetes y juegos para los niños;

• Una persona para jugar con los niños, para que los líderes puedan conversar mejor con los padres.

La conversación con las madres, los padres y familiares es una buena oportunidad para la construcción de un ambiente favorable al desarrollo de los niños. Pero, conversar con los padres implica establecer un verdadero diálogo. Este diálogo necesita que ustedes, líderes, tengan una actitud abierta hacia las personas de la familia para percibir lo que dicen y procurar responder a ellas. Con esto, ustedes estarán facilitando que los padres y familiares encuentren apoyo y se sientan fortalecidos.

Al terminar las actividades del día de la Celebración de la Vida, es importante que los líderes se reúnan para evaluar cómo fue la actividad, observando si faltó alguna cosa, lo que resultó positivo y lo que puede ser mejorado en la próxima celebración.

regina-reinaldin-enfermeira-da-pastoral-da-crianca

Foto: Bolivia – Archivo Pastoral del Niño y de la Niña

Además del día de la Celebración de la Vida, es preciso encontrar otros momentos para conversar con los padres. En esas conversaciones, los padres pueden intercambiar informaciones sobre salud, educación y otras situaciones que afectan a la vida de las familias en la comunidad.

Pueden percibir que algunos problemas afectan a todos y deben ser resueltos en conjunto con las autoridades municipales. Por ejemplo: la falta de guarderías (Maternales) o centros de preescolar, saneamiento básico, atención en servicios de salud, etc…

Con las familias reunidas para conversar, todos están en mejores condiciones de discutir los problemas, encontrar soluciones, verificar cuáles son los deberes de las personas y planificar acciones que se necesitan realizar para garantizar el derecho de los niños y de las familias. ¡Las familias informadas y organizadas saben cuáles son sus deberes y tienen mayor poder de presión para exigir sus derechos!

“Todos ellos perseveraban en la enseñanza de los apóstoles y en la unión fraterna, en la fracción del pan y en las oraciones.” Hechos 2,42

Visita Domiciliaria

En estas visitas es importante:

• Conversar sobre el amamantamiento/alimentación;

• Conversar sobre el desarrollo del bebé en esta edad y mirar en el Cuaderno del Líder si el bebé precisa recibir vacunas;

• Cuando el bebé cumple cinco meses, entregar, leer y conversar con la madre sobre la tarjeta 16 de Lazos de Amor, según las orientaciones de la página 29 de este Manual.

Responder las preguntas del Cuaderno del Líder.