Índice del artículo

09 bebe a

Bolivia – Archivo Pastoral del Niño y de la Niña

Lactancia materna

La leche materna continúa siendo el mejor y único alimento necesario para el bebé. En los primeros meses de amamantamiento materno exclusivo, es normal que el bebé esté más gordito. Cerca de los cuatro o cinco meses la tendencia es continuar aumentando de peso, ahora más lentamente. ¡Pero la salud y el amor que acompañan al amamantamiento continúan aumentando cada vez más!

La leche materna es tan apropiada para el bebé que aproximadamente en el quinto mes es menos dulce, para facilitar que, en el sexto mes, se puedan introducir los nuevos alimentos que el bebé necesita.

Cuando las madres trabajan fuera de casa, deben continuar dando de mamar al bebé. Mientras la madre está fuera, la persona que cuida al bebé puede darle la leche materna recogida por medio de la extracción manual. Cuando la madre vuelve a casa, debe ofrecer el pecho al bebé.


Extracción manual de la leche materna

Antes de que la madre se haga la extracción manual de la leche, para mantener la calidad, son necesarios algunos cuidados, como:

• Lavarse bien las manos y secarlas con un trapo limpio;

• Escoger un recipiente limpio y hervido en agua;

• Ponerse en postura cómoda y, si es posible, en un ambiente tranquilo.

Para recoger la leche del pecho:

• Hacer masajes circulares con las puntas de los dedos en la base de la mama, en dirección al pezón;

• Colocar el dedo pulgar sobre la mama, encima de la areola, y los otros dedos en la parte de debajo de la mama, formando una concha con la mano;

• Hacer el movimiento de extracción manual de la leche, apretando delicadamente la mama, llevándola hacia atrás y hacia delante rítmicamente;

regina-reinaldin-enfermeira-da-pastoral-da-crianca

Foto: Eli Pio

• Desechar los primeros chorros de leche, porque pueden tener microbios que están en la punta del pezón del seno. Estos microbios pueden estropear la leche que se guarda, pero no perjudican la salud del bebé cuando la madre amamanta directamente del pecho.

Cuando vuelve a casa, la madre debe ofrecer el pecho al bebé. Después, puede hacer la extracción manual de la leche para ser usada al día siguiente. La cantidad y la apariencia de la leche varían entre una extracción manual y otra.

regina-reinaldin-enfermeira-da-pastoral-da-crianca

Foto: Eli Pio

• Repetir el movimiento de extracción manual de modo rítmico, girando la mano alrededor de la areola para vaciar toda la leche de la mama;

• Alternar las mamas cuando la cantidad de leche que sale disminuye, o cada cinco minutos, repitiendo el masaje y la extracción manual, hasta conseguir la cantidad de leche deseada;

• Después de la extracción manual, untar un poco de leche en los pezones para evitar grietas.

Cómo guardar la leche del pecho:

• Después de la extracción manual, la leche del pecho debe enfriarse. El recipiente con leche se debe tapar y colocar en agua helada durante dos minutos. La leche se debe guardar en uno de los estantes de la heladera (nunca en la puerta). Debe ser consumida antes de pasar 24 horas;

A la hora de ofrecer la leche al bebé, usar primero aquella que fue retirada hace más tiempo. Para calentar, coloque el vaso de leche dentro de una olla (cacerola) con agua tibia o caliente (baño-maría). Esta leche se debe ofrecer al bebé con una cuchara o directamente de un vaso.

Siempre que la mamá está en casa, es necesario que ofrezca el pecho al bebé más veces. Así, ella estimula la producción de más leche y alarga el período de amamantamiento materno. El uso de la mamadera (biberón) estimula el abandono del pecho.

regina-reinaldin-enfermeira-da-pastoral-da-crianca

Foto: Márcia Mamede

La persona que cuida al bebé debe ofrecer esta leche con una cuchara o con un vasito. La tetina de la mamadera (biberón), acostumbra mal al bebé y luego, él no va a querer mamar más del pecho de la madre.

Cuando el bebé no aumenta de peso de un mes a otro, converse con la madre para saber qué es lo que está pasando. Puede ser que el bebé está mamando poco, que la madre está cansada o que no se está alimentando bien. En caso de que la madre haya vuelto a trabajar, converse también con la persona que cuida al bebé.

Cuando no hay leche materna en cantidad suficiente, es preferible introducir las papillas en el 5º mes antes que usar mamaderas (biberones) de leche. De esta forma, además del amamantamiento materno, se puede dar un alimento, ofrecido en una cucharita, sin el peligro de recurrir a la tetina de la mamadera (biberón).


Cómo el bebé puede aprender y desarrollarse

regina-reinaldin-enfermeira-da-pastoral-da-crianca

Foto: Rodolfo Bührer

¿El bebé demuestra que conoce a las personas que están siempre con él?

Él bebé comienza a darse cuenta de que tiene un nombre y lo demuestra cuando mira a alguien que lo llama. Él, ya comienza a conocer mejor a otras personas de la familia y le gusta mucho quedarse junto a ellas. Sonríe, agita los bracitos, mueve el cuerpo ante las personas. Le gusta agarrar la mano y tocar sus rostros. La convivencia con los abuelos, tíos y hermanos mayores también ayuda al desarrollo del bebé.

Ante personas extrañas el bebé puede ponerse tímido, desconfiado y también llorar. Esto demuestra que él ya percibe la persona que no conoce o que no está siempre con él.

El bebé reacciona ante la separación de la madre, y generalmente, llora cuando se queda solo. Los padres y las personas de la familia pueden descubrir maneras de realizar las tareas de la casa dejando al bebé, siempre que sea posible, cerca de ellos.

regina-reinaldin-enfermeira-da-pastoral-da-crianca

Foto: J. R. Ripper

¿Cuando alguien hace ruido detrás del bebé, él vuelve la cabeza como buscando el ruido?

Los padres y las personas de la familia pueden crear varias oportunidades para que el bebé oiga e identifique los sonidos. Hacen esto cuando prestan atención y repiten los sonidos que hace el bebé, cuando colocan cerca de él cosas que producen sonidos diferentes. El bebé agarra, juega, golpea alguna cosa con otra para oír el ruido.

El bebé tiene otras maneras de comunicarse. Antes, solamente hacía ruidos con la garganta; ahora empieza también a hacer sonidos con sus labios. Da grititos, hace “m, m, ma, ma”; “p, p, pa, pa”. Le gusta repetir y oír su propia voz. Cuando el bebé actúa así, demuestra que está empezando a aprender a hablar. Si las personas de la familia repiten los sonidos que el bebé hace, están ayudando al bebé a aprender a hablar.

“Yo hablo de lo que he visto estando junto a mi Padre; así también sus acciones manifiestan lo que ustedes han visto junto a su padre.” Juan 8,38

regina-reinaldin-enfermeira-da-pastoral-da-crianca

Foto: Arquivo Pastoral da Criança

¿Los papás animan al bebé a intentar agarrar las cosas que colocan al lado de él?

En esta edad el bebé puede comenzar a interesarse por los objetos. Pero, para que esto suceda, él necesita que otras personas le ayuden. Es necesario que coloquen cerca de él objetos variados, animando a que el bebé les preste atención.

Haciendo esto, las personas también ayudan al bebé a coordinar sus movimientos con sus sentidos como su visión, audición, tacto. El bebé mira, coloca en la boca, muerde, lame, tira. Así, el bebé siente cómo son las cosas: duras, blandas, ligeras, pesadas, ásperas, lisas.

regina-reinaldin-enfermeira-da-pastoral-da-crianca

Foto: Rodolfo Bührer

¿Cuando alguien coloca al bebé sentado con apoyo (ayuda), él consigue permanecer así?

El bebé necesita que lo coloquen sentado, con apoyo, para no caerse hacia adelante o hacia los lados. Así, va aprendiendo a sentarse solito. Esta nueva posición ayuda al bebé a ver y agarrar más cosas, y a prepararse para ponerse de pie.

A esta edad es necesario colocar al bebé en el suelo (piso), verificando antes si está limpio, para que se pueda mover más. Así, el bebé puede aprender a voltearse y a rodar sobre sí mismo hacia los dos lados sin correr el peligro de caer.

Atención No se debe dejar al bebé solito en lugares donde pueda rodar y caerse. No se deben dejar cosas peligrosas cerca de él, como bolsas de plástico, pues se puede atragantar y asfixiar.


Higiene

regina-reinaldin-enfermeira-da-pastoral-da-crianca

Foto: Pedro Serápio

Al bebé le gusta cada vez más la hora del baño. Le gusta sentir el agua tibia en su piel, chapotear con los pies y las manos en el agua, y sobre todo la sensación de bienestar que la limpieza proporciona.

Cada familia tiene un modo de cuidar a sus hijos, pero es necesaria una rutina diaria, con horarios para el baño, para la alimentación, para el sueño y también para el juego del bebé. El bebé se pone nervioso e inseguro cuando se altera su rutina.

Antes de que aparezcan los primeros dientes, las encías se hinchan y duelen. Por eso, el bebé puede estar irritado e inquieto. Es necesario continuar limpiando la boca del bebé. Esta limpieza se hace con un trapo limpio y humedecido, después que el bebé se alimenta, especialmente después de la última mamada de la noche.

El nacimiento de los dientes varía de un bebé a otro; hay bebés que nacen con dientes y otros que cumplen un año sin tener dientes. En general, el primer diente sale aproximadamente a los seis meses de edad.

regina-reinaldin-enfermeira-da-pastoral-da-crianca

Si el bebé ya está recibiendo alimentos, es bueno que no sean azucarados. No se debe soplar la comida del bebé para enfriarla o darle alimentos con la misma cuchara que el adulto está usando para comer. Esto puede transmitir bacterias de la boca del adulto a la del bebé. Cuando el chupete se cae al suelo, algunas personas tienen el hábito de limpiarlo con su boca y dar de nuevo al bebé: esto también le puede transmitir caries al bebé. Además, la suciedad que estaba en el chupete puede contaminar al adulto.

Verifique si el Centro de Salud de su Región ofrece atención de dentista para bebés. Si este servicio existe, incentive a los padres para que lleven al bebé a una consulta.

“Él también da a los hombres la ciencia para que lo alaben por sus maravillas.” Eclesiástico 38,6


Celebración de la Vida

regina-reinaldin-enfermeira-da-pastoral-da-crianca

Foto: Archivo Pastoral Materno Infantil – República dominicana

El Día de la Celebración de la Vida es otra actividad importante que usted, líder, realiza en la Pastoral de la Niñez.

En este día, que se organiza una vez por mes, las familias se reúnen para celebrar los niños que están bien y para ayudarse cuando están en dificultades.

El lugar escogido para esta celebración debe estar cerca de donde las familias viven. Es bueno que los grupos no sean muy grandes, para que las familias puedan sentirse cariñosamente acogidas, bien acomodadas, tengan la oportunidad de conversar y los niños tengan espacio para jugar.

El Día de la Celebración de la Vida es un testimonio vivo de fe. Muestra la solidaridad y la participación de una comunidad en la búsqueda de sus derechos de ciudadanía. Por eso, es un día bendecido por Dios.

regina-reinaldin-enfermeira-da-pastoral-da-crianca

Foto: Vanderlúcia da Silva

Líder ¿por qué reunir a las familias en la comunidad?

Es la familia la que satisface, en los primeros años de vida del niño, sus necesidades de salud, alimentación, afecto, juegos, comunicación, seguridad, y aprendizaje. Es también en la familia donde el niño va a empezar a conquistar su autonomía. Por lo tanto la familia necesita ser valorada en sus posibilidades de discutir, reflexionar y definir su forma de criar y educar a sus niños.

Cuando las familias están reunidas para celebrar la vida, conmemoran las conquistas alcanzadas por sus niños y también pueden ver que algunas dificultades son comunes y que se pueden compartir con los otros. Los padres de niños que están desnutridos, obesos, enfermos o niños que no están encontrando oportunidades para desarrollarse van a percibir que no están solitos y que juntos podrán descubrir formas de enfrentar las dificultades.

regina-reinaldin-enfermeira-da-pastoral-da-crianca

Foto: República Dominicana – Archivo de la Pastoral Materno Infantil

Cuando usted, líder, observa que un niño presenta algún problema en relación a los indicadores que están en el Cuaderno del Líder, converse con las personas de la familia en la visita domiciliaria para ver lo que están haciendo o pueden hacer para mejorar la situación.

Incluso sabiendo que los padres procuran hacer lo mejor por sus hijos, algunas veces el problema continua y los padres pueden pensar que el niño está así porque ellos no están sabiendo cuidar bien al niño.

Entonces ¿qué hacer?

El día de la Celebración de la Vida, cuando las familias se reunen, es un buen momento para tratar situaciones difíciles, de este modo se pueden presentar varias sugerencias e ideas y contribuir para ayudar a las familias que están con dificultades.

En las conversaciones con las familias reunidas lo mejor es no citar, por ejemplo, los nombres de niños que están desnutridos o que están obesos, o que no han alcanzado las conquistas referidas en los indicadores, y en cambio sí procurar descubrir la causa y lo que se puede hacer para resolver el problema.

regina-reinaldin-enfermeira-da-pastoral-da-crianca

Foto: Bolívia – Vanderlúcia da Silva

El día de la Celebración de la Vida necesita ser preparado con mucho amor. Es bueno contar con la ayuda de todos los líderes, de personas de la familia como las madres, los padres y los abuelos de la comunidad, para organizar juntos ese día, preparando:

• Una acogida cariñosa para los niños y sus familiares;

• Una espiritualidad alegre que agrade a los niños;

• Una merienda deliciosa enriquecida con alimentos de la región;

• Un local con juguetes y juegos para los niños;

• Una persona para jugar con los niños, para que los líderes puedan conversar mejor con los padres.

La conversación con las madres, los padres y familiares es una buena oportunidad para la construcción de un ambiente favorable al desarrollo de los niños. Pero, conversar con los padres implica establecer un verdadero diálogo. Este diálogo necesita que ustedes, líderes, tengan una actitud abierta hacia las personas de la familia para percibir lo que dicen y procurar responder a ellas. Con esto, ustedes estarán facilitando que los padres y familiares encuentren apoyo y se sientan fortalecidos.

Al terminar las actividades del día de la Celebración de la Vida, es importante que los líderes se reúnan para evaluar cómo fue la actividad, observando si faltó alguna cosa, lo que resultó positivo y lo que puede ser mejorado en la próxima celebración.

regina-reinaldin-enfermeira-da-pastoral-da-crianca

Foto: Bolivia – Archivo Pastoral del Niño y de la Niña

Además del día de la Celebración de la Vida, es preciso encontrar otros momentos para conversar con los padres. En esas conversaciones, los padres pueden intercambiar informaciones sobre salud, educación y otras situaciones que afectan a la vida de las familias en la comunidad.

Pueden percibir que algunos problemas afectan a todos y deben ser resueltos en conjunto con las autoridades municipales. Por ejemplo: la falta de guarderías (Maternales) o centros de preescolar, saneamiento básico, atención en servicios de salud, etc…

Con las familias reunidas para conversar, todos están en mejores condiciones de discutir los problemas, encontrar soluciones, verificar cuáles son los deberes de las personas y planificar acciones que se necesitan realizar para garantizar el derecho de los niños y de las familias. ¡Las familias informadas y organizadas saben cuáles son sus deberes y tienen mayor poder de presión para exigir sus derechos!

“Todos ellos perseveraban en la enseñanza de los apóstoles y en la unión fraterna, en la fracción del pan y en las oraciones.” Hechos 2,42

Visita Domiciliaria

En estas visitas es importante:

• Conversar sobre el amamantamiento/alimentación;

• Conversar sobre el desarrollo del bebé en esta edad y mirar en el Cuaderno del Líder si el bebé precisa recibir vacunas;

• Cuando el bebé cumple cinco meses, entregar, leer y conversar con la madre sobre la tarjeta 16 de Lazos de Amor, según las orientaciones de la página 29 de este Manual.

Responder las preguntas del Cuaderno del Líder.